Melodías que acercan a Dios (11/22): Hakuna Group Music

Artículo publicado en revista RIE de noviembre de 2022.

Habla con Dios, ¡cantando!

Perdonadme porque llego tarde. Ya han hablado de Hakuna en muchos medios, alguno de los cuales resultaba sorprendente tratando música católica. El notición llegó en septiembre con un concierto de éxito (¡8000 personas en el palacio de Vistalegre!) que provocó que se hiciesen muy visibles desde unos días antes del evento hasta semanas después y que se colaran entre lo más viral de Spotify en España.

Ya me sonaban de algo y había escuchado por encima alguna cosilla… incluso os hablé de ellos, aunque de pasada, cuando repasé con vosotros los Premios Spera en los que fue galardonado su disco «Sencillamente» como mejor álbum de adoración/alabanza del año 2020. Como se han puesto de actualidad quería traeros algo de ellos, pero no sabía por dónde empezar. Y, ¡gracias por la ayuda!, me han sugerido unas pocas canciones para iniciarme en la escucha de Hakuna Group Music.

Si no os lo ha explicado nadie a lo mejor os pasa como a mí y pensáis que Hakuna es el grupo musical. Pero buscando un poco entre tantos artículos o en su propia web veréis que son «una familia eucarística que nace en Río de Janeiro en la JMJ de 2013». Desde el inicio la música es parte de su manera de ser y por eso es fácil identificarlos con su proyecto musical. Si me dejáis os copiaré otra cosilla de lo que dicen de sí mismos: «Nos expresamos habitualmente con música: vivimos lo que cantamos y cantamos lo que vivimos. También con música queremos recordar al mundo la belleza de la vida, y mostrarles la belleza de Cristo». Seguro que es por esto que funcionan tan bien.

Cuatro canciones
He decidido hablaros de esas cuatro canciones que me han recomendado, sin quitar ninguna. Quizá os parezca mucho pero, en realidad, es que tengo muy poco que decir porque su mayor logro es que son oraciones que podemos hacer nuestras muy fácilmente. Sí, son oraciones a la vez que canciones, y tan expresivas que no hace falta que yo me enrolle contando si me sugiere una cosa o me recuerda a otra. Escuchadlas con atención y con la letra delante, si podéis, y veréis qué pronto se convierten en algo que sale de vosotros.

Además cada canción tiene su punto, son diferentes en estilo y en temática y me daba pena dejar fuera alguna. Mirad, por ejemplo, Enciéndeme. Es una canción de entrega, en la que la petición y el ofrecimiento van unidos. Es la más rockera de estas que os traigo y eso que parece chocar con la temática es en realidad el gran acierto de la canción. El estribillo cantado por muchas voces al unísono le da un punto de himno. Este tema pertenece a su primer disco de estudio «Libertad», de 2015. Muy animada y alegre.

En cambio Noche es una oración de súplica, un completo repaso a personas y situaciones por las que pedir, algunas que tenemos en cuenta a menudo y otras que olvidamos demasiadas veces. Es un ruego insistente pero la música nos da los matices necesarios para que la insistencia no se convierta en pesadez. Desde el arranque con un piano suave, una batería de sonido apagado y la voz que entra en cambio muy clara nos transmite quizá tristeza o más bien la solemnidad de algo que se debe tomar muy en serio. Pero la música va teniendo sus cambios y pasa por la épica del ensemble de cuerdas y la batería con mayor presencia, vuelve a momentos más reflexivos pero pasando por alguno más rotundo, casi como de denuncia. Y como estribillo… ¡Qué fuerza tienen las palabras Kyrie Eleison (Señor ten piedad)! Esta canción pertenece a su último álbum de estudio, «Qaos», realizado en el verano de este mismo año. El vídeo musical la hace aún más emocionante.

La idea de Huracán es también un clásico en la oración. Es nuestra queja cuando sentimos la necesidad de Dios pero no su presencia y es su respuesta «estoy aquí». El arranque es también un clásico en la música cristiana, con una voz sencilla y limpia acompañada de una guitarra arpegiando… pero se va enriqueciendo y el resultado está genial. Este también se encuentra en el disco «Qaos».

Forofos es muy distinta y la que más me sorprendió. En ella oran (oramos) por la unidad y amor entre los distintos carismas que hay en la Iglesia en sus movimientos, congregaciones… Hasta ahí no es tan extraordinario, pero lo mejor es que lo hace desde un reconocimiento agradecido a cada uno y nombrando muchos de ellos. Yo, que me considero forofo de muchas realidades eclesiales que he ido conociendo, pienso: ¿no os parece que es la actitud que mejor nos puede ayudar a vivir la unidad que quiere Jesús? Reconocimiento y admiración como medicina preventiva contra envidias, incomprensiones y malos rollos. La música es súper alegre, de esas que te mueven y te animan a participar de alguna manera. Pertenece al disco «Sencillamente», de 2020.
Leyendo de qué va Hakuna y cómo funcionan ya me han hecho forofo. Si además estas cuatro canciones son representativas del trabajo de su Group Music lo soy por partida doble.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s