Melodías que acercan a Dios (06/22): We are the world

Artículo publicado en revista RIE de junio-agosto de 2022.

Somos el mundo · We are the world

Hemos presentado varias canciones que se han empleado para concienciar sobre problemas o recaudar fondos para remediarlos. Os traigo una canción que para vosotros será una antigüedad, pero para los que la escuchamos en nuestra infancia está grabada a fuego como la canción contra el hambre.

Estas canciones para ayudar, unas veces eran compuestas con ese fin, mientras que otras se tomaba un tema significativo del repertorio y se hacía una nueva grabación o se interpretaba dentro de un evento. En muchos casos encontramos que varios artistas comparten la interpretación llegando a formar verdaderos supergrupos musicales. Al parecer, el inicio estuvo en 1971 con la primera grabación de un sencillo y un gran concierto, para ayudar, en aquel caso a través de UNICEF, a los refugiados de Bangladesh. Me imagino que habría iniciativas anteriores pero esta es la primera que se hizo a lo grande y documentada.

Una canción muy significativa, pero en español, fue Que canten los niños, de José Luis Perales. Por lo visto conoció a Aldeas Infantiles SOS durante una gira por América, por un proyecto que tenían en Chile y colaboró con esta ONG de varias maneras, entre otras a través de esta maravillosa canción.

En los años 80 del siglo pasado, parte de África, principalmente Etiopía, pasaba una durísima hambruna sin apenas haberse recuperado de la anterior. Las imágenes que llegaban eran terroríficas, así que no faltó quien quiso echar una mano y se multiplicaron las canciones y conciertos para conseguir llevar ayuda a estos países. El tema del que os quiero hablar no fue el primero pero creo que sí el más significativo.

Todos famosísimos
Así surge la canción We are the world. Fue idea del cantante y activista Harry Belafonte para hacer en Estados Unidos lo que ya habían hecho al otro lado del Atlántico. La escribieron entre Michael Jackson y Lionel Richie y, bueno, podría liaros mucho si escribo el listado de todos los que cantaron pero basta que sepáis que la veintena que se alternan como solistas eran súper famosos entonces y la mayoría lo han seguido siendo por mucho tiempo. Además incluyeron muchas caras conocidas en su coro.

Lo mejor de la canción son las interpretaciones vocales, el acompañamiento musical no tiene nada de especial: sintetizadores varios, bajo y batería forman una base sobre la que las voces se pueden lucir a placer. En mi opinión la breve introducción instrumental es lo que peor ha envejecido de la canción, pero en cuanto empiezan a cantar ¡wow, qué voces! Ahí estaba lo mejorcito de aquella época y además cada uno llevándoselo para su peculiar estilo. Resulta un resumen de lo más completito sobre la música estadounidense de los 80, muy recomendable.

La letra está bien, aunque en general no llega a ser genial, salvo un grandísimo acierto. Pero antes de verlo, mirad, os traduzco (bastante libremente) parte de la canción:

«Llega un momento en que atendemos una llamada, cuando el mundo debe estar unido. Hay gente muriendo y es hora de tender una mano a la vida, el mayor regalo… no podemos ir por ahí cada día haciendo como si alguien en algún sitio fuese a cambiarlo de pronto. Todos somos parte de la gran familia de Dios y la verdad, lo sabes, es que el amor es lo único que necesitamos.

Somos el mundo, somos los niños, somos los que hacen más luminoso el día así que empecemos a dar. Es la elección que estamos haciendo, estamos salvando nuestras propias vidas. Es verdad, haremos un día mejor, solo tú y yo.

Mándales tu corazón para que sepan que alguien se preocupa y sus vidas serán más fuertes y libres».

Lo que me parece mejor es cómo en el estribillo podrían haber dicho «por el mundo, por los niños… empecemos a dar» pero han escogido la primera persona (somos) y más adelante «estamos salvando nuestras propias vidas». ¡Qué gran manera de verlo! No es pena por el problema de otros, es que es nuestro problema. Y aquí enlazo con el tema del que quería hablaros y que es común a todas las canciones-ayuda.

Ponerse en la piel del otro
Lo digan o no de esta manera, o hasta si la canción va de otra cosa pero se emplea para una campaña, tienen la capacidad de que sintamos el problema como propio: sean niños hospitalizados, personas con discapacidad, gente que pasa hambre, jóvenes que no pueden acceder a la educación, refugiados… Es algo que nos toca mucho más directamente de lo que podamos pensar. Tomar conciencia de esto es el principio de toda ayuda, luego cada uno podrá aportar lo que esté en sus posibilidades. Esta vez me acuerdo del comienzo de un documento del Concilio Vaticano II (Gaudium et spes): «Los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de cuantos sufren, son a la vez gozos y esperanzas, tristezas y angustias de los discípulos de Cristo. Nada hay verdaderamente humano que no encuentre eco en su corazón».

También me hace reflexionar sobre la creatividad para ver qué podemos poner al servicio de los demás. Algunos de aquellos famosos podrían haber donado verdaderas fortunas, pero su imagen y su voz han resultado aún más valiosas. No se trata tanto de dar dinero sino de ser capaces de poner a disposición de los demás los dones que Dios nos ha regalado, ¡incluso una sonrisa!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s