¡Siempre con vosotros! (05/22)

Artículo publicado en Revista RIE de mayo de  2022

Ora cuando dudas

Las preguntas forman parte de nuestra vida, las estamos utilizando constantemente. Quizás en estos días has preguntado en casa qué había de comer, le has preguntado al profe alguna duda o has tenido que decidir con tus amigos qué película ver en el cine. ¿Qué otras preguntas te han acompañado?

Las preguntas nos ayudan a entendernos con los demás. Hay preguntas muy fáciles de responder y hay otras que son más difíciles. Algunas tienen que ver con las cosas más sencillas (como las preguntas que leías al principio) y otras hacen referencia a cuestiones más profundas, son las que tienen que ver con las cosas más importantes de la vida. Seguro que alguna vez te has preguntado: ¿por qué existen las guerras?

De todo tipo
Luego están las preguntas que nos piden tomar una decisión. Por ejemplo: ¿qué puedo regalarle a mi amigo por su cumpleaños? Quiero sorprenderle y que sea algo que le guste mucho. También, a medida que nos vamos haciendo mayores, tenemos que tomar decisiones sobre los estudios: ¿qué asignaturas voy a elegir? ¿qué carrera voy a estudiar?… Aquí van algunos ejemplos, pero te invito a que te pares a pensar en tus preguntas más importantes.

Cuando tenemos respuestas a nuestras preguntas y tomamos decisiones con facilidad, estamos seguros y nos sentimos tranquilos. Pero cuando no encontramos tan rápido las respuestas, o cuando no nos convencen, o cuando es difícil tomar una decisión, aparece la duda, que nos genera inseguridad, una sensación con la que solemos sentirnos incómodos. Podemos sentir miedo de no elegir bien, de que los demás nos fallen, de que las cosas salgan mal, y este miedo puede paralizarnos, puede hacernos dejar de tomar decisiones o tener ganas de salir corriendo… ¿Te suena?

Hay otra manera de ver la duda: como una posibilidad. Es una oportunidad para preguntarnos qué es lo mejor en cada momento. Cuando dudamos, es el momento de reconocer que no lo sabemos todo, que necesitamos dialogar, con los demás y con Dios, para ir acercándonos cada vez más a la verdad de las cosas, y también a la verdad de nuestra fe.

En la Biblia nos encontramos personas que dudaron de que Jesús era Dios y de que podía hacer cosas grandes. Jesús, con lo que hizo y lo que dijo, les ayudó a fiarse de Él.

Hay muchos ejemplos, ahora vamos a detenernos en dos. El primer ejemplo lo encontramos en su amigo Pedro. Una noche de tormenta, los discípulos de Jesús estaban en la barca y Jesús se acercó a ellos andando sobre las aguas. Pedro le pidió a Jesús que, si de verdad era Él, que le mandase ir sobre el agua. Empezó a caminar acercándose a Jesús, pero le entró miedo, comenzó a hundirse, y Jesús le agarró, diciendo: «¿por qué has dudado?» (puedes leer el texto entero en Mateo 14,24-33). De esta manera, Jesús quiso mostrar a Pedro que podía confiar en Él.

Más ejemplos de la Biblia
Otro ejemplo nos lo muestra su amigo Tomás. Cuando Jesús había resucitado, se apareció a los discípulos, pero Tomás no estaba con ellos. Le contaron lo que había pasado pero no se lo creía, sino que decía que hasta que no viera y tocara las señales que le habían quedado a Jesús de los clavos, no creería. ¿Sabes qué hizo Jesús? Más adelante, se volvió a aparecer a todos, Tomás incluido, y le mostró las señales de sus manos y la marca que le había dejado la lanza en su costado. Entonces, Tomás dijo: «¡Señor mío y Dios mío!» (encontrarás el texto en Juan 20,19-31). Jesús no se escandalizó de la duda de Tomás, sino que le ayudó a tener fe.

Confía
Jesús está deseando que le cuentes todo lo que tienes en tu corazón, incluidas tus preguntas, sean del tipo que sean. Él no se asusta de tus dudas ni se enfada porque las tengas, sabe que forman parte de la vida. Jesús quiere acompañarte para que las dudas no te hagan sentir miedo y para darte la fortaleza de buscar las respuestas. Hay preguntas que tardan tiempo en resolverse. Jesús te invita a confiar en Él y a tener esperanza en que siempre te va a acompañar, en lo bueno y en lo malo, porque te quiere y nunca te dejará solo. ¿Ves el arcoíris de la imagen? Nos puede recordar a Jesús: en medio de las nubes, Él se hace presente y nos da confianza.

Aumenta nuestra fe
Aquí te dejo una oración escrita a partir de palabras de nuestro amigo, san Manuel González. Puedes usarla cuando quieras, especialmente para presentar a Jesús tus dudas. Deseo que esta oración te ayude a confiar cada vez más en Él y a caer cada vez más en la cuenta del amor infinito que tiene por ti.

Una petición especial
En este tiempo en el que termina el jubileo por el aniversario de los 100 años de fundación de las Misioneras Eucarísticas de Nazaret, te pedimos una oración especial por nosotras, para que tengamos una fe viva en Jesús Eucaristía y la compartamos con los demás con alegría. ¡Gracias por formar parte de esta gran historia!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s