Tu Palabra me da vida (29 de mayo: Ascensión del Señor)

Artículo publicado en revista RIE de mayo de 2022.

Lucas 24,46-53: Mientras los bendecía, fue llevado hacia el cielo

Hoy podría parecer que es un día triste pero, después de la resurrección del Señor Jesús, ya no existen los días tristes. Existe la espera del reencuentro y la misión de contarles a la mayor cantidad de gente que podamos, que Cristo vive entre nosotros y lo podemos encontrar en la Eucaristía. Jesús se despide de los discípulos con una bendición, es decir, con una palabra buena para lo que les queda de vida, para que lleven buenas palabras a sus amigos, a su familia. Cada vez que participamos de la Eucaristía el sacerdote nos despide con una bendición. Igual que los discípulos, salimos de la iglesia con el deber de anunciar esta bendición a los demás. ¿Qué te parece si hoy te conviertes en bendición para cada persona que te encuentres?

Reflexión de «Rezando voy» para este día.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s