Arte para ilustrarte (5/22): Santa María, madre de la Iglesia

Artículo publicado en revista RIE de mayo de 2022.

¡Cristo está vivo!

arte¡Hola queridos amigos de la RIE! Me imagino que estaréis doblemente alegres en este tiempo de Pascua, ya que ¡Jesús resucitó y vive para siempre! Y esa vida, por ser sus amigos, ¡también es nuestra!

Sin embargo, os preguntaréis… ¿por qué la imagen de este mes es de Jesús en la cruz? Parecería contradictorio… pero todo tiene su respuesta.

En el centro del mosaico vemos a Cristo crucificado, pero que está vivo. Con sus manos extendidas nos habla de que está acogiendo a todos los que entran a la Iglesia, y llamándolos para que se introduzcan en su vida divina, haciéndolos partícipes de su redención: el triunfo sobre el pecado y la unión para siempre con Dios.

Si os fijáis bien, Jesús está revestido como sacerdote, lo que significa que la Iglesia nace de la entrega de su vida por toda la Humanidad. La mano de María apunta a la herida del costado de Jesús, de la que salió sangre (símbolo de la Eucaristía) y agua (símbolo del Bautismo).

María, Madre de la Iglesia
Junto a la cruz está su madre, la Virgen María. De aquí surge el nombre de este retablo (la tabla o imagen que se coloca detrás del altar): Santa María, Madre de la Iglesia.

¿Qué tiene en su mano derecha? ¡Sí! Es un ovillo de lana. Quiere expresar que, así como seguro habéis visto a una abuela tejer, de un montón de lana en buenas manos, salen cosas nuevas. Así María es la gran tejedora de la Iglesia. María, desde que concibió a Jesús por el Espíritu Santo, comenzó a tejer en su seno la humanidad de Dios. Por ello, es Madre de Dios y Madre de la nueva humanidad que nace de Jesucristo. ¡Qué regalo nos hizo Jesús en María!

Otro detalle: los colores
Ahora te invito a que reconozcas en los colores un secreto. El color rojo simboliza la divinidad, así es que Jesús tiene por debajo una vestidura roja, pues es Dios, mientras que María la tiene por fuera, ya que fue revestida del Espíritu Santo. Al revés, el color azul refleja la humanidad, por lo que Jesús, que se ha hecho hombre tiene por fuera la casulla azul, mientras que María, tiene por debajo un vestido azul. Por último, tenemos una franja negra que viene desde la parte superior y recorre la forma de la cruz. Es la historia del pecado del hombre, asumida por Cristo, y transformada por su amor, en vida nueva, (franja blanca) que es la vida del Espíritu Santo recibida en el Bautismo y en la Eucaristía, y en la que se llega a ser hijo de Dios (franja roja).

Curiosidades sobre el autor
Marko Ivan Rupnik, su autor, es sacerdote jesuita, nacido en Eslovenia, que estudió Arte y también Teología. Esto le permitió combinar los colores y materiales, especializándose en los mosaicos, y crear imágenes en donde la fe se hace arte y el arte se convierte en medio para transmitir la fe. Este retablo se realizó con la colaboración de 15 jóvenes y fue concluido en 16 días. Al inicio de cada jornada comenzaban con una oración encomendando su trabajo a Dios y luego ¡a poner mosaicos!

Otro motivo para alegrarnos
En mayo, las Misioneras Eucarísticas de Nazaret celebramos 101 años de fundación. La imagen que compartimos este mes tiene que ver con nuestra misión: estar como María al pie de la cruz y de cada Sagrario, anunciando que allí está la fuente de la vida.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s