Con ganas de conocerte (cartas de san Manuel) (04/22)

Artículo publicado en revista RIE de abril de 2022.

Cartas con buen sabor

Antes de zambullirnos en las cartas de san Manuel te propongo un reto culinario, si lo superas, puedes continuar, porque en esta ocasión te traigo unas cartas llenas de sabor. Piensa por un momento: ¿cuál es el condimento que hace que una comida sea verdaderamente apetitosa? Me atrevería incluso a decir que es el más importante, tanto es así que Jesús mismo lo mencionó en alguna ocasión, ¿lo tienes? ¡La sal, claro que sí!
Se nos puede olvidar condimentar nuestros platos con cualquier especia, pero si hay una que echamos en falta cuando no está, esa es la sal. Ahora bien, si en lugar de la sal habláramos del comino, ¿qué me dirías?, ¿es tan importante como la sal? Y aunque sabemos que sobre gustos y colores no han escrito los autores, podemos decir sin miedo a equivocarnos que el comino no es de las especias más importantes, es más, se puede prescindir de ella en la mayoría de los casos. San Manuel esto lo tenía más que claro y no solo en relación a la cocina.

No te importe un comino
Seguramente has oído o dicho muchas veces el refrán «me importa un comino» y tal vez te sorprenda tanto como a mí el descubrir que san Manuel lo usa varias veces en sus cartas. Veamos en qué contexto, allá por el año 1916 decía a una de sus destinatarias lo siguiente:

«Lo que importa es que cada vez lo busque más a Él y le importe un comino todo lo demás. Echémonos en sus brazos como los niños de pecho en los de sus Madres y estemos seguros de que Él velará por nosotros como si no tuviera más hijos que atender. Aunque no sienta dulzuras sensibles, busque siempre el no contar más que con Él y no desear otra ayuda que la de Él».

Esta carta está muy relacionada con una de las virtudes eucarísticas de la que tratamos hace poco: la confianza. Esa misma que siente un niño en brazos de su madre, o el enfermo en presencia de su médico. La confianza de aquél al que en la vida le pueden faltar todas las especias secundarias, pero nunca el condimento esencial: la cercanía de Jesús, contar con Él.

Míralo a Él y todo irá bien
Hay otras dos ocasiones donde nos encontramos con este refrán. En la primera de ellas, san Manuel escribe a una persona que deseaba conocer más y profundizar en su relación con María, la madre de Jesús, pero que por algún motivo se sentía temerosa en su interior. Él le dice: «Invócala sin miedo, Madre Inmaculada, llámala, háblale, habla de Ella, cuenta con Ella sin que te importe un comino el vacío o miedo que sientas por dentro; esto pasará y quedará una ternura inefable a tu Madre. Procura obrar en paz, sin pasión, mirando a Él y todo irá bien».

Una vez más, san Manuel ayuda a sus destinatarios a poner los ojos en lo que no pasa. Nuestros miedos pasan, las preocupaciones pasan, las dificultades también, pero en este caso, el amor de nuestra Madre del cielo y sus cuidados hacia nosotros nunca pasan.

En la otra carta dice: «Aprieta en la humildad contigo misma y en la indulgencia con los que te rodean y lo demás no te importe un comino». Y es que este refrán esconde un peligro en algunas circunstancias, es decir, el que empiecen a importarnos un comino cosas que sí son importantes y que tenemos que cuidar, como son los demás y nosotros mismos.

Ante ese riesgo, san Manuel nos advierte sobre el valor de las personas que nos rodean y lo importante que es también que cuidemos de nuestra propia vida. Volviendo a la comparación anterior, es bueno pensar que sin estas personas y sin la paz de nuestro corazón la vida se vuelve sosa, le falta un condimento importante.

Una sabrosa bendición
Nos despedimos hasta la próxima con una de las bendiciones más exquisitas que san Manuel nos ha dejado, no te olvides de ser sal y luz allí donde te encuentres. «Una bendición de descanso a la sombra del Pastorcito para que olvidada de las mil cosas que te molestan la memoria y no te importan un comino, recobres fuerzas de confianza y paciencia para seguir tu caminito de aspirante a ser como Jesús».

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s