De película (02/22): San Ignacio – Playmobil film

Artículo publicado en revista RIE de febrero de 2022.

Todos podemos ser santos

Con motivo del quinto centenario de la conversión de san Ignacio de Loyola, uno de los santos españoles más famosos del mundo, te presentamos una trilogía sobre su vida: San Ignacio – Playmobil film. La serie consta de tres vídeos breves grabados por los jesuitas (sacerdotes de la orden que fundó san Ignacio) con los personajes de Playmobil.

San Ignacio-Playmobil Film

Con motivo de los 500 años de la conversión de Ignacio de Loyola
Dónde verla: Canal Youtube «Ser jesuita» (al final del post tienes los tres vídeos)

En los tres vídeos se narra la historia de cómo Ignacio llegó a ser santo. ¡Verás que es muy interesante! Por eso, antes de verlos, te invitamos a pensar un poco estas preguntas:

  • ¿Qué características crees que debe tener un santo? Haz una lista.
  • ¿Conoces la vida de algún santo que se llame como tú?
  • ¿Crees que tú llegarás algún día a ser santo? ¿Por qué?

De militar a santo
El primer vídeo de la trilogía cuenta lo que le pasó a Ignacio en la Batalla de Pamplona. El 20 de mayo de 1521 (hace más de 500 años), los defensores de la Corona de Castilla se enfrentaron contra el ejército navarro apoyado por los franceses. Entre las filas del primer grupo se encuentra un noble de origen vasco que verá truncado su sueño de progresar en la corte después de recibir un cañonazo en la pierna. Es el comienzo de la nueva vida de Íñigo López de Loyola.

El segundo vídeo relata el tiempo de recuperación. Después del bombardeo que casi le destroza la pierna, Íñigo de Loyola tiene que someterse a varias operaciones que le obligan a permanecer meses de reposo en su casa natal. Un tiempo de dolor y soledad en el que descubrirá un mundo nuevo para él.

Por último, el tercer vídeo cuenta las hazañas que pasó en Manresa. Después de su recuperación y conversión, Íñigo empieza su camino hacia Tierra Santa. Pero antes de embarcarse, vive una larga etapa en Manresa, donde profundiza en aquel mundo nuevo descubierto en Loyola.

No es tan difícil ser santo
Como vemos en la vida de Ignacio, no todos los santos nacieron siendo tales. Él, de joven, fue soldado que combatía en las guerras y no llevaba una vida demasiado buena. Y es que para ser santo no hace falta ser perfecto. Casi todos los santos de la historia fueron personas normales, pero un día conocieron a Jesús y su vida les cautivó tanto que quisieron ser como él.

Santo no es aquel que nunca cae, sino el que siempre se levanta; es decir que el santo no es aquel que jamás ha cometido errores o pecados, sino aquel que cuando los comete, se arrepiente, pide perdón y sigue adelante. Por eso, no es tan difícil ser santo. De hecho, Dios quiere que todos seamos santos. Por eso nos da la oportunidad de pedirle perdón y volver a empezar cuando hacemos algo mal, a través el sacramento de la confesión. También pone a nuestro lado personas que nos ayudan, nos aconsejan y nos cuidan para que podamos dar lo mejor de nosotros mismos.

Para ser santo, solo hay una cosa imprescindible: querer serlo. Es decir, querer ser un buen amigo de Jesús, relacionarse con Él a través de la oración e intentar vivir como Él vivió, haciendo el bien a nuestro alrededor y ayudando a todo el que lo necesite.

Dios siempre hace el bien
Debido a su herida en la pierna san Ignacio pasó mucho tiempo en su casa y, puesto que no podía hacer otra cosa, comenzó a leer libros de Jesús y de la vida de varios santos. Gracias a eso conoció más de cerca a Jesús y deseó, como los santos que leía en sus libros, imitar su vida y hacer grandes hazañas por Él. Por eso, podemos decir que gracias a su herida en la pierna, Ignacio de Loyola llegó a ser santo.

La Biblia dice que «a los que aman a Dios todo les sirve para el bien» (Rm 8,28), es decir, que Dios puede sacar cosas buenas de situaciones que en principio no lo parecen ni lo son. En verdad, Dios no permitiría que nos pasara nada malo si no fuera a sacar algo bueno de esa situación, aunque en un principio no lo veamos.

Todos alguna vez nos hemos tenido que quedar en la cama porque hemos estado enfermos, quizás por una operación, por un accidente, o por una simple gripe. Esos momentos suelen ser muy duros, porque enseguida nos llega el aburrimiento. Con su ejemplo, san Ignacio nos enseña que incluso esos momentos pueden ser importantes para nuestra vida; depende de cómo los aprovechemos. Podemos, como hizo él, dedicarnos a leer algún libro sobre Jesús, o ver algún video de algún santo, o llamar por teléfono a algún familiar que no vemos desde hace mucho tiempo (abuelos, primos, tíos…), podemos ponernos al día con los deberes o hacer alguna manualidad para regalársela a alguien, etc.

Después de ver la peli

  • ¿Qué capítulo te ha gustado más? ¿Por qué?
  • ¿Cuál crees que fue el momento más importante de la vida de Ignacio?
  • ¿Cómo crees que termina su historia?

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s