Tu Palabra me da vida (19 de diciembre: IV Domingo de Adviento)

Artículo publicado en revista RIE de diciembre de 2021.

Lucas 1,39-45. «¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor?»

Estamos muy cerquita de la Navidad, ya se siente el espíritu navideño por todos los rincones y hoy contemplamos a María yendo de prisa a la casa de su prima Isabel, que, según le había dicho el ángel, estaba ya encinta de tres meses. Nosotros también, muchas veces llevamos prisa y no nos da tiempo a detenernos y serenarnos. María llevaba prisa porque iba a ser testigo de un milagro de Dios, el embarazo de Isabel, que era la prueba que Dios le daba de que en ella también se estaba obrando un milagro. Sus prisas eran justificadas. Tú, ¿por qué llevas prisa? ¿Qué cosa te hace salir corriendo? Tu prisa ¿es producto de la lentitud para hacer las cosas o es diligencia? Te propongo que vayas sin prisas a estar con Jesús y charles de estas cosas con Él.

Reflexión de «Rezando voy» para este día.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s