Melodías que acercan a Dios (10/21): «Libertad» y «Corazón»

Artículo publicado en revista RIE de septiembre de 2021

¡No temas! Dios te conoce y te ama

Hay veces que me cuesta mucho escoger la canción para nuestra sección. A pesar de que hay muchas canciones estupendas, en muchas me encuentro detalles que me hacen descartarlas. Quizá porque tratan algún tema demasiado feo o duro, o lo tratan de manera muy superficial, o porque tienen poco contenido…


El caso es que teniendo una parte buena no pasan el listón, pues esta vez he encontrado dos que se quedaban a punto y he decidido traer ambas porque me da la sensación de que se complementan muy bien. Pura alegría frente a pura queja, una para subirnos el ánimo y otra para pararnos a pensar. Son «Libertad» de Nil Moliner y «Corazón» de El Canto del Loco.

Energía liberada
Con «Libertad», de Nil Moliner, el problema era que no saco mucho de la letra. Quizá sea culpa mía que no termino de entenderla. Pero transmite muy bien la idea del título, incluso más que libertad, yo diría que habla de energía liberada, y os la recomiendo para animaros.

Nil es un músico nacido en 1992 en una localidad de Barcelona. Empezó con solo doce años tocando y cantando con un grupo y tuvo cierto éxito versionando a otros artistas. Me estoy informando sobre la marcha y parece que suena muy bien. Además, quizá traiga a estas páginas su primer sencillo en solitario, «Sale el sol», que tiene buena pinta. Lo sacó en 2013 aunque lo reeditó en 2018. A principios de 2020 lanzó su primer álbum de estudio y este trabajo, «Libertad», estará incluido en el segundo, que se espera para el próximo 22 de octubre.

En el videoclip, que subtitula «En busca de la estrella caída», una niña descubre en una caja de viejos trastos unos cómics y un disfraz de superhéroe. Se ve cómo juega y disfruta con ello mágicamente transportada a la playa donde Nil canta. El tema suena muy marchoso, alegre y con un punto épico que apreciamos, por ejemplo, el efecto de reverberación en la percusión. Todo va muy bien con la sensación de «puedes con todo» que nos deja la canción.

Vivir con miedo
La otra canción, «Corazón», de El canto del loco, tiene muy poco que ver. En primer lugar es más antigua, de 2008. También mucho más rockera: guitarras y bajo eléctricos, batería intensa… Mi problema para incluirla en la sección es que la letra da muchas vueltas sobre algo tan negativo como el miedo. Miedo en lo cotidiano como despertar, empezar, entregarse, vivir, expresarse, acostarse, soñar… El caso es que me parece algo sobre lo que hay que pensar, me parece que mucha gente vive con miedo. Creo que a veces lo tapamos un poco llamándolo inseguridad, que nos suena más suave. Yo mismo he tenido etapas así, en las que no es que tengas miedo a algo, sino que el miedo parece sobrevolar todo lo que haces.

En «El monstruo de colores», un libro infantil sobre las emociones dice que «cuando sientes miedo, te vuelves pequeño y poca cosa…, y crees que no podrás hacer lo que se te pide». Esto conecta muy bien con lo que escuchamos en la canción: «estás enfadado con todo lo que hay cerca de ti, nunca te has gustado y vives exigiéndote al máximo siempre». Pero, ¿es tan malo exigirse? Atención que tiene trampa: si no te esfuerzas lo suficiente, mal porque no te superas; pero si tu esfuerzo solo te lleva a la frustración, peor. El miedo, la frustración y el enfado van de la mano. ¿Y cómo escapar de esta trampa? Exígete, pero con amor. Nadie más exigente que Jesús cuando pide que amemos como Él nos ama o que seamos perfectos como el Padre. De verdad podría llenarnos de miedo si no fuese por tantos «no temáis» como aparecen en el Evangelio. Y porque nadie te ama más que Él, nadie te conoce mejor, su exigencia es, como en el verso de Salinas, porque quiere «sacar de ti tu mejor tú. Ese que no te viste y que yo veo, nadador por tu fondo, preciosísimo». El estribillo es contundente «Corazón, corazón, ahora tienes que pedirte perdón por creerte siempre feo y culpable y sufrir cada vez que sale el sol». Tienes que quererte más, sentirte más querido. Es el amor el que nos dará confianza haciendo huir a inseguridades y miedos.

Mensaje de un papa
Me gustaría terminar con las conocidas palabras de san Juan Pablo II en su homilía de inicio del pontificado, que me parecen tan apropiadas:

«¡No temáis! ¡Abrid, más aún, abrid de par en par las puertas a Cristo! […] ¡No temáis! Cristo sabe “qué hay dentro del hombre”… ¡Solo Él sabe! Hoy en día el hombre desconoce tan a menudo lo que hay adentro, en lo profundo de su ánimo y su corazón; tan a menudo carece de certeza ante el sentido de su vida en esta tierra. Lo invade la duda, que se transforma en desesperación. Permitid, por tanto –os ruego, os imploro con humildad y confianza–, permitid a Cristo hablar al hombre. Solo él tiene palabras de vida, ¡sí!, de vida eterna».

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s