Cien por cien eucarísticas (3/21)

Artículo publicado en revista RIE de marzo de 2021.

Nuestra misión, En tres palabras

Cuando surge algo nuevo, como la pequeña comunidad que iniciaron don Manuel y su hermana María Antonia en Málaga, es siempre importante darle un nombre, para que a través de él se conozca la misión para la que se fundó; aquello para lo cual Dios la quiere en el mundo. Un nombre es una palabra o un conjunto de palabras que da identidad a algo nuevo, y que hasta el momento no existía. Y el nombre elegido para la nueva fundación fue «Marías Nazarenas».

Con el paso del tiempo, y con el fin de expresar mejor en el nombre la misión encomendada, se pasó a denominar «Misioneras Eucarísticas de Nazaret». En tres palabras está recogido todo, es decir, el por qué de su presencia entre nosotros. Aquí vamos…

Misioneras
Se llaman Misioneras porque son enviadas por Dios, la Iglesia y la congregación. La palabra misioneras deriva de misión. Y esta palabra, a su vez, deriva de enviar, de la cual el diccionario dice que significa «encomendar a alguien que vaya a alguna parte».

Es el Señor quien llama y envía. Y este envío no se reduce a un lugar determinado, sino que es universal, abierto a todo y a todos, a pueblos y culturas diferentes. En esta llamada hay una urgencia, llevar a todos un don que no se puede conservar para uno mismo, sino que debe ser compartido, es el don de la fe.

Don Manuel pedía a sus Misioneras que estén siempre disponibles y abiertas a ir a cualquier lugar, mirando siempre hacia delante para abrir nuevos horizontes. En la actualidad este sueño de san Manuel es una realidad: las Misioneras Eucarísticas de Nazaret están presentes en nueve países: España, Italia, Portugal, México, Cuba, Venezuela, Ecuador, Perú y Argentina. En cada uno de estos países anuncian a Jesús vivo en la Eucaristía de las formas más diversas, según las necesidades de cada lugar.

Eucarísticas
Las Misioneras son mujeres eucarísticas, es decir, personas enviadas a evangelizar eucarísticamente, a través del modo de ser y vivir en Cristo. La llamada del Señor es muy concreta: anunciar de todas las formas posibles que Dios nos ama y está cerca de cada uno de nosotros, especialmente en la Eucaristía.

En sus casas está Jesús, en el Sagrario. Y es allí donde se aprende a ser mujeres eucarísticas, en el contacto diario y frecuente con Jesús; es allí donde van formando su vida para que de a poco, y con mucha paciencia, se vayan pareciendo cada vez más a Él.

Don Manuel expresaba esta misión con un verbo: eucaristizar. Si lo buscas en el diccionario no lo encontrarás, pues se trata de un neologismo, o sea una palabra nueva en la lengua. Ellas dedican toda su vida a conjugar de todas las formas posibles el verbo eucaristizar, a nivel personal, comunitario y pastoral.

De Nazaret
Las Misioneras Eucarísticas viven en comunidad, como Jesús con sus apóstoles, y esa vida que llevan tiene el estilo de la Sagrada Familia de Nazaret. ¿Te imaginas cómo vivía la Sagrada Familia de Jesús, María y José en Nazaret? Seguro lo imaginas: Dios ocupaba el primer lugar, siempre y en todo. Siguiendo ese ejemplo, estas comunidades misioneras quieren ser sencillas, fraternas, orantes, alegres, agradecidas y entregadas. Resumiendo, quieren ser un lugar donde te sientas siempre en casa, en familia, y donde Jesús sea el centro, siempre. Por ello, todas y cada una de sus casas se llaman, sencillamente, «Nazaret». La Revista RIE, por ejemplo, se edita en el Nazaret de Madrid. ¿Y tú?, ¿conoces algún Nazaret?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s