Arte para ilustrarte (10/20): La vocación de Mateo (Juan de Pareja)

Artículo publicado en revista RIE de octubre de 2020

Como Mateo, ¡tú también has sido llamado!

Octubre es, desde hace décadas, un mes dedicado a las misiones. De hecho, el tercer domingo (que cae 18 este año) es el día del DOMUND y el lema que nos invita a reflexionar es «Aquí estoy, envíame». La frase se encuentra en el libro de Isaías, cuando se ofrece a Yahvéh para ir a anunciar la palabra de Dios a sus hermanos.

Podemos pensar que ser misionero no va con nosotros, que es propio de gente muy valiente y aventurera (y quizás un poco rara) que lo deja todo (familia, amigos, trabajo, diversión) y se embarca hacia una especie de locura incomprensible. Sin embargo, aunque te parezca extraño, ¡también tú y yo estamos llamados a ser misioneros!

Es misionera toda persona que ha descubierto a Dios y que sabe cuánto lo ama. Cuando tienes una gran alegría (en la familia o en el cole) lo primero que te surge es contarlo a las personas más cercanas. Ser misionero es exactamente eso: estar muy feliz por haber descubierto cuánto te ama Dios y desear, sobre todo, comunicarlo a quienes más quieres o a quienes tienes cerca y, más adelante, quizás también a los que están lejos.

Los primeros misioneros
El primer requisito para ser misionero seguramente lo has adivinado ya: conocer a Jesús. Y, ¿quiénes crees que fueron las primeras personas (más allá de sus padres) que conocieron a Jesús? ¡Por supuesto! ¡Los doce apóstoles! Fíjate, sin embargo, que fueron encuentros muy especiales. Porque más allá de la amistad que los unía, en todos hubo un momento decisivo, un diálogo en el que Jesús les dijo «sígueme» y los discípulos, posiblemente sorprendidos, respondieron que sí.

¿Me hablas a mí?
La pintura que hoy queremos invitarte a contemplar con detalle, muestra el momento en que Mateo, que era publicano (considerado algo así como un israelita traidor, porque cobraba los impuestos a sus hermanos y le daba el dinero al gobierno romano) escucha a Jesús decirle «sígueme». Él mismo lo cuenta en su Evangelio (9,9). ¿Te imaginas su sorpresa? Si no te la imaginas, puedes darte una idea con este cuadro que ha sido pintado hace muchos siglos, por un esclavo.

Quizás pueda parecerte imposible, pero en el siglo XVII existía la esclavitud, claro que había esclavos y esclavos, como había dueños y dueños. Este cuadro fue pintado por Juan de Pareja en el siglo XVII. ¿Te suena su nombre? Si no es así, posiblemente te suene mucho más otro: Velázquez. Juan de Pareja había sido un esclavo de Velázquez desde 1630, si bien el famoso artista quiso dejarlo libre en 1650. Este ayudante, además, había adquirido gran fama por un retrato que realizó de su maestro. Si te pica la curiosidad, puedes conocer al autor de este cuadro, ya que se autorretrató en el extremo izquierdo, como mirando a la cámara (que era la única forma como podía hacerlo, es decir, mirándose en un espejo).

Jesús se mete en tu vida
Al mirar el cuadro seguramente te sorprenden las paredes y los ropajes. ¡Es imposible que Mateo viviera en ese palacio y vistiera así! En efecto, no pueden haber sido de esa forma las vestimentas y las construcciones de Israel en tiempos de Jesús. Sin embargo, Juan de Pareja pinta exactamente lo que es propio de su tiempo, para indicar que Jesús, aunque vivió hace muchos siglos sigue haciéndose presente entre nosotros y llamando a muchas personas a seguirlo, a ser misioneros.

Y hay más respecto a la ropa. ¿Lo has notado? Aunque Mateo es un típico hombre del siglo XVII, Jesús viste de una forma muy distinta, al igual que los discípulos que lo acompañan. Con esto el artista nos quiere mostrar que Dios es capaz de aparecer en nuestras vidas, hacerse cercano, pero, simultáneamente, no deja de ser quien es, tiene algo que lo caracteriza y distingue y no deja lugar a dudas.

Y un último detalle, muy interesante. Para que no quedasen dudas de quién y cuándo se pintó este cuadro, el artista autorretratado aparece con un papel en su mano en el que pone su nombre y el año de 1661.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s