Tu Palabra me da vida (27 de septiembre, XXVI domingo del Tiempo Ordinario)

Artículo publicado en revista RIE de septiembre de 2020.

Mateo 21,28-32: Se arrepintió y fue

Otra vez Jesús nos vuelve a proponer una parábola con un padre y dos hijos. La historia es muy fácil de comprender: las personas podemos decir una cosa y hacer otra y al contrario, hacer una cosa y afirmar su contraria. Un padre se acerca a sus dos hijos, a los que conoce como todos los padres, y los manda a trabajar, si estuviste atento a la lectura, ya sabes cuál de los dos fue a la viña. Quien estuviera en la casa y escuchara las conversaciones, se quedaría con una idea muy diferente de lo que pasó en realidad. Por eso, Jesús termina advirtiendo a aquellos hombres sabios y poderosos de Israel que no vale con dar una palabra al principio del día, sino que hay que esperar a que acabe la jornada para ver quién ha hecho lo correcto, lo que quería el padre.

Reflexión de «Rezando voy» para este día.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s