Cita con Jesús Eucaristía (06/20)

Artículo publicado en revista RIE de junio-agosto de 2020

Un regalo de los buenos

Seguramente te sonará la famosa frase del libro de «El Principito» que dice: «Lo esencial es invisible a los ojos» (A. de Saint-Exupéry). ¿Serías capaz de explicarla? Piensa en las cosas que son más importantes para ti: tu familia, tus amigos, poder ayudar… Las cosas que más valoramos no suelen ser las materiales, y a estas últimas les damos importancia en tanto en cuanto nos ayudan a lograr aquello que queremos alcanzar, es decir: la felicidad, el amor, la alegría…

Ven a nosotros, Espíritu Santo
Ven a nosotros, Espíritu Santo,
danos una mirada y un oído atento,
para descubrir a Dios
en las pequeñas cosas de cada día.
Ven a nosotros, Espíritu de amor,
y capacita nuestros corazones
para amar cada día más.
Ven a nosotros, Espíritu Santo,
concédenos la gracia
de escuchar tu Palabra
y meditarla en el corazón.

Hay veces que esto se nos olvida, y creemos que lo que de verdad da sentido a nuestras vidas está en otras cosas, por ejemplo: tener un juego mejor, un móvil más nuevo, vestir a la moda, miles de «likes» en las redes, irnos de vacaciones a otro país, quizás muy lejos… Si no logramos algo de esto nos sentimos insatisfechos, y lo curioso es que, si lo logramos, no nos satisface del todo: siempre queremos más. En estos momentos, nos viene muy bien recordar esta frase: «Lo esencial es invisible a los ojos». Hay que mirar más allá, o mejor: hay que mirar más hacia dentro. ¿Y qué tiene que ver todo esto con Jesús? Pues…, ¡todo!

Un gran regalo
Jesús prometió a sus amigos que no les dejaría solos. Les aseguró que les enviaría al Espíritu Santo. Se trata de la tercera persona de Dios Trinidad. Quizás no somos muy conscientes de su presencia pero, sin darnos cuenta, Él es quien mueve nuestra vida y nos impulsa a acercarnos cada vez más a Dios. Sin Él no nos haríamos conscientes del gran amor que Dios nos tiene. El Espíritu Santo no se ve, pero es esencial en nuestra vida.

Jesús nos envía su Espíritu, que entra en nosotros para darnos una vida nueva y más rebosante de amor. Eso sí que nos llena, no lo vemos con nuestros ojos, pero ocurre algo mucho mejor: lo experimentamos en nuestro interior.

¿Te has dado cuenta alguna vez cómo el Espíritu Santo actúa dentro de ti? Hay signos que nos ayudan a descubrirlo. Por ejemplo, cuando estamos pasando por un momento difícil pero nace en nosotros la fortaleza para no desanimarnos y salir adelante. O cuando nos sentimos inquietos y llenos de dudas pero, en un momento determinado, estas desaparecen y parece que lo vemos todo más claro. También podemos descubrirle en la gran alegría de disfrutar del encuentro con los demás, de poder echar una mano, de encontrar valor para pedir perdón, de reconocer los detalles del otro y darle gracias…¡Seguro que se te ocurren más cosas!

Testigos de Jesús Eucaristía
El Espíritu de Dios nos anima, desde nuestro interior, a ser testigos de Jesús, transmitiendo su buena noticia a los demás, a través de nuestras palabras y nuestras obras. Además, se encarga de repartir regalos concretos a cada uno, es decir, carismas, de manera que cada uno, desde ese regalo que le hace el Espíritu Santo, se ponga al servicio de los demás.

Los que formamos parte de la Familia Eucarística Reparadora hemos recibido el carisma eucarístico-reparador, por medio del cual somos conscientes del gran tesoro que supone tener a Jesús presente en la Eucaristía, y nos sentimos llamados a ponerlo en el centro de nuestras vidas y a anunciar a los demás esta gran noticia. El Espíritu Santo es quien nos da la fortaleza de ser testigos de la presencia viva de Jesús en la Eucaristía.

Ven a nosotros
En el RIE-Oracional encontramos algunas oraciones al Espíritu Santo, por ejemplo, la de la página 6, que se titula: «Ven a nosotros, Espíritu Santo». Con ella queremos mostrar nuestra disponibilidad para que el Espíritu actúe en nosotros, queremos decirle «sí» a lo que Él nos quiere regalar, estando dispuestos a ofrecerlo a los demás.

En esta oración le pedimos al Espíritu que nos regale una mirada y oído atento, un corazón que ame más y escuche su Palabra, de manera que nos transforme desde dentro y nuestra vida entera hable de Dios.

Se trata de una oración con pocas palabras pero muy profunda. Te invito a que la reces muy despacio, siendo consciente del significado de cada palabra, repitiendo aquello que más te llame la atención. Pero, sobre todo, anímate a rezarla de corazón, deseando de verdad todo lo que pides, con la confianza de que Jesús te ama y quiere regalarte el Espíritu Santo. Jesús te conoce del todo y sabe lo que necesitas. Por eso te envía su Espíritu, para que le sientas mucho más cercano y para que tengas la fortaleza para ser su testigo.

Oración y acción
Para que sientas la presencia del Espíritu Santo de una manera cada vez más fuerte, es importante que unas la oración y la acción. Además de hacer esta oración, o crear la tuya propia, puedes hacer otras cosas como por ejemplo: ayudar a los demás (en casa y, si tienes oportunidad, en la parroquia, en alguna asociación, etc.), disfrutar de todo lo que te aporta tu familia y amigos, proponerte trabajar aquellas actitudes que más te cuestan (por ejemplo, el egoísmo, los enfados, el orgullo, el estar atento a los otros, etc.). Puedes buscar actividades que te ayuden a conocer más a Jesús y a la Iglesia. Por ejemplo…¡puedes unirte a nuestra ConviRIE virtual!

También puedes pensar qué otras cosas puedes hacer para ser testigo de Jesús allá donde vayas. Puedes pedirle al Espíritu Santo que te ayude a descubrir qué es lo que quiere Jesús de ti en cada momento, a cada instante. Si unes todo esto a la acción, poco a poco irás descubriendo la valentía y la alegría que te regala el Espíritu Santo cuando buscas en tu vida ser un buen amigo de Jesús.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s