Melodías que acercan a Dios (03/20): Another day in Paradise

Artículo publicado en revista RIE de marzo de 2020

Dos corazones que son un solo corazón

Hoy quiero hablar con vosotros de «Two hearts», de Phil Collins. Esta canción estaba pendiente hace tiempo, pero la dejé por poner la estupenda «Another day in paradise» del mismo músico, luego quise dejarla un tiempo para no repetir artista y quedó un poco olvidada.

Tiene una particularidad que hace que esté deseando compartirla con vosotros: una parte de la canción recuerda, inevitablemente, a una frase de san Manuel: «Dos corazones con el mismo ritmo son un solo corazón».

De película
No os contaré nada nuevo de Phil. Como ya os dije este artista destaca principalmente por lo polifacético de su carrera; toca piano y batería, canta, compone, fue actor y modelo… de todo. Y no nos hace falta buscar mucho, aquí mismo es actor, letrista e intérprete.

Este tema, de tono mucho más alegre y animado que el otro que os traje de él, pertenece a la banda sonora de la película «Buster» (1988). Mejor no me meto en el lío de intentar comentar la peli, ¡porque no la he visto! Solo sé que al parecer es una comedia romántica con un gran robo de por medio. El caso es que Phil actúa en el papel protagonista de Buster y participó en las tres canciones de su banda sonora, aunque de diferente manera. En esta, en concreto, es el intérprete y autor de la letra, mientras que la música es de Lamont Dozier.

El vídeo musical tiene su gracia, porque Phil, caracterizado como Buster está viendo en la tele la canción interpretada por cuatro músicos que son… ¡él mismo caracterizado de diferentes maneras!, siendo el cantante el más parecido a sí mismo. Ya había hecho algo parecido en el videoclip de su versión del «You can’t hurry love» de las Supremes, en el que se interpreta a sí mismo cantando y a otros dos clones haciendo los coros. Se diferencia en que en el de esta canción se intercalan escenas de la película. ¡Pero vamos a la música!

Pop pegadizo, pero bien hecho
La melodía es muy animada, como os dije antes, dando mucha importancia al ritmo de la batería, que es realmente insistente y constante. Introducción instrumental, primero con la melodía del estribillo y luego unos acordes que aumentan la expectación hasta que inicia la primera estrofa. Luego tenemos estribillo y segunda estrofa y una modulación hacia un puente en el que repite «she knows…». Otra modulación nos lleva de nuevo al estribillo repitiéndose con variaciones y, finalmente, perdiéndose. En el vídeo musical Buster aun silva una frase musical cuando ya terminó la canción.

Emisora corazón
Por supuesto que Phil estaba tratando temas más mundanos que nuestro san Manuel, pero la realidad es la misma: puedes sintonizarte con alguien. Yo siento cierto rechazo a cómo se usa muchas veces el símbolo del corazón en la actualidad, muchas veces con tono romanticón. En cambio, pienso que es perfecto con el significado original como núcleo de la persona, lo más interno y central, su principal motor, de donde sale lo bueno pero también lo malo que hay en nosotros… y también lleno de amor, en las personas que aman de verdad.

El caso es que he tenido alguna dificultad para entender toda la letra, pero me ha quedado claro que, como san Manuel, habla de dos corazones latiendo juntos, de estar cerca aun en la distancia, de estar conectados. Y la conexión, inalámbrica –por supuesto–, es una sintonía de amor entre corazones. Igual que ajustamos la frecuencia de nuestro receptor para captar una emisora de radio podemos ajustar nuestro corazón. Esta no se mide en hertzios, sino en latidos. Hay muchas personas con las que vale la pena sintonizar y en la versión de Phil es su mujer, pero ¿y si pudiésemos conectar así con Jesús? ¿No sería el no va más? ¿Se os ocurre un corazón más lleno de cosas buenas? San Manuel nos lo dice así: «Dos corazones con el mismo ritmo son un solo corazón. Esa es la obra de la compasión perfecta». Lo podéis encontrar en el capítulo que dedica a la compañía de compasión en el librito “El abandono de los Sagrarios acompañados”. Nos dice que «si Jesús está en el Sagrario con el corazón palpitante de amor» a su Padre y a nosotros, «yo debo estar ante el Sagrario con todo mi corazón y todo el amor de él» para «amar como Él ama».

La «emisora» de Jesús late para ti y tienes dentro el receptor perfecto. ¡No te lo pierdas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s