Tu Palabra me da vida (domingo 1 de diciembre: I de Adviento)

Artículo publicado en revista RIE de noviembre de 2019.

Mateo 24,37-44

La llegada del Hijo del Hombre será como en tiempos de Noé: en [aquellos] días anteriores al diluvio la gente comía y bebía y se casaban, hasta que Noé se metió en el arca. Y ellos no se enteraron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos. Así será la llegada del Hijo del Hombre. Estarán dos hombres en un campo: a uno se lo llevarán, al otro lo dejarán; dos mujeres estarán moliendo: a una se la llevarán, a la otra la dejarán. Así pues, velad, porque no sabéis el día que llegará vuestro Señor. Y sabéis que, si el amo de casa supiera a qué hora de la noche va a llegar el ladrón, estaría velando para que su casa no fuese asaltada. Por tanto, estad preparados, porque este Hombre llegará cuando menos penséis.

Este domingo el Evangelio parece una amenaza, pero no lo es. ¡Jesús nunca nos amenaza! Es una llamada a estar atentos, a no dormirnos en los laureles. El Señor quiere que aprovechemos el tiempo y que estemos despiertos ante sus señales, para que sepamos reconocerlo en nuestro día a día. Por eso, habla de actividades cotidianas de su época en las que Dios los podía encontrar. Hoy Jesús te puede encontrar en una buena charla con un amigo, en los deberes bien hechos, cuando ayudas en casa, cuando eres buen compañero. ¡No te despistes, descubre a Jesús en tu día a día!

Reflexión de “Rezando voy” para este día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s