Tu Palabra me da vida (domingo 22 de septiembre: XXIV domingo del Tiempo Ordinario)

Artículo publicado en revista RIE de septiembre de 2019.

Lucas 16,1-13

«A los discípulos les decía: –Un hombre rico tenía un administrador. Le llegaron quejas de que estaba derrochando sus bienes. Lo llamó y le dijo: –¿Qué es eso que me cuentan de ti? Dame cuentas de tu administración, pues no podrás seguir en el puesto. El administrador pensó: ¿Qué voy a hacer ahora que el amo me quita mi puesto? Para cavar no tengo fuerzas, pedir limosna me da vergüenza. Ya sé lo que voy a hacer para que, cuando me despidan, alguno me reciba en su casa. Fue llamando uno por uno a los deudores de su amo y dijo al primero: –¿Cuánto debes a mi amo? Contestó: –Cien barriles de aceite. Le dijo: –Toma el recibo, siéntate enseguida y escribe cincuenta. Al segundo le dijo: –Y tú, ¿cuánto debes? Contestó: –Cien fanegas de trigo. Le dice: –Toma tu recibo y escribe ochenta. El amo alabó al administrador deshonesto por la astucia con que había actuado. Pues los ciudadanos de este mundo son más astutos con sus colegas que los ciudadanos de la luz. Y yo os digo que con el dinero sucio os ganéis amigos, de modo que, cuando se acabe, os reciban en la morada eterna. El que es de fiar en lo poco, es de fiar en lo mucho; el que es deshonesto en lo poco, es deshonesto en lo mucho. Pues si con el dinero sucio no habéis sido de fiar, ¿quién os confiará el legítimo? Si en lo ajeno no habéis sido de fiar, ¿quién os encomendará lo vuestro? Un empleado no puede estar al servicio de dos señores: pues odiará a uno y amará al otro o apreciará a uno y despreciará al otro. No podéis estar al servicio de Dios y del dinero».

Jesús nos invita a tener claros nuestros ideales y el motivo por el cual nos movemos. El administrador corrupto, al final, es descubierto por su amo, que se da cuenta de que quien parecía que trabajaba para él, en realidad lo estaba engañando. Eso nos pasa cuando queremos vivir según lo que nos pide Jesús, pero en realidad somos egoístas, mentirosos, malos amigos. A todos nos llega un momento en la vida en el que tenemos que optar, todos algunas vez nos vemos la cara con el Amo. Ojalá Jesús encuentre limpio nuestro corazón.

Reflexión de “Rezando voy” para este día.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s