Tu Palabra me da vida (domingo 1 de septiembre: XXII domingo del Tiempo Ordinario)

Artículo publicado en revista RIE de junio-agosto de 2019.

Lucas 14, 1a. 7-14: El que se enaltece será humillado. El que se humilla será enaltecido

Un sábado que entró a comer en casa de un jefe de fariseos. Observando cómo escogían los puestos de honor, dijo a los invitados la siguiente parábola: —Cuando alguien te invite a una boda, no ocupes el primer puesto; no sea que haya otro invitado más importante que tú y el que os invitó a los dos vaya a decirte que le cedas el puesto al otro. Entonces, abochornado, tendrás que ocupar el último puesto. Cuando te inviten, ve y ocupa el último puesto. Así, cuando llegue el que te invitó, te dirá: Amigo, sube a un puesto superior. Y quedarás honrado en presencia de todos los invitados. Pues quien se ensalza será humillado, y quien se humilla será ensalzado. Al que lo había invitado le dijo: —Cuando ofrezcas una comida o una cena, no invites a tus amigos o hermanos o parientes o a los vecinos ricos; porque ellos a su vez te invitarán y quedarás pagado. Cuando des un banquete, invita a pobres, mancos, cojos y ciegos.

El primero que ocupó el último lugar fue Jesús, cuando nació en un pesebre, se crió en un pueblo pequeño y despreciado, se hizo amigo de los más pobres y se dejó clavar en la cruz. Él sabe que el último lugar no es el peor, sino que es el de los que cambian el mundo.

Reflexión de “Rezando voy” para este día.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s