Tu Palabra me da vida (domingo 28 de julio: XVII domingo del Tiempo Ordinario)

Artículo publicado en revista RIE de junio-agosto de 2019.

Lucas 11, 1-13: Pedid y se os dará

Una vez estaba en un lugar orando. Cuando terminó, uno de los discípulos le pidió: —Señor, enséñanos a orar como Juan enseñó a sus discípulos. Jesús les contestó: —Cuando oréis, decid: Padre, sea respetada la santidad de tu nombre, venga tu reinado; danos hoy el pan de mañana; perdona nuestros pecados como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes sucumbir a la prueba. Y les añadió: —Supongamos que uno tiene un amigo que acude a él a media noche y le pide: Amigo, préstame tres panes, que ha llegado de viaje un amigo mío y no tengo qué ofrecerle. El otro desde dentro le responde: No me vengas con molestias; estamos acostados yo y mis niños; no puedo levantarme a dártelo. Os digo que, si no se levanta a dárselo por amistad se levantará por su importunidad y le dará cuanto necesita. Y yo os digo: Pedid y se os dará, buscad y encontraréis, llamad y os abrirán, pues quien pide recibe, quien busca encuentra, a quien llama se le abre. ¿Qué padre entre vosotros, si su hijo le pide pan, le da una piedra? O, si le pide pescado, ¿le dará en vez de pescado una culebra? O, si pide un huevo, ¿le dará un escorpión? Pues si vosotros, con lo malos que sois, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto más vuestro Padre del cielo dará el Espíritu Santo a quienes lo pidan!

El Evangelio de hoy nos habla del Padrenuestro. La oración que Jesús nos enseña a rezar, nos enseña, a su vez, cuál es nuestro lugar en el mundo. Somos hijos de Dios, por eso podemos vivir confiados, esperanzados y tranquilos de que nuestro buen Padre Dios nos cuida. También somos hermanos. Más aún, cada hombre o mujer que sufre, es un hermano que sufre y la pregunta que Dios hizo en el génesis a Caín “¿Dónde está tu hermano?”, sigue vigente. Dios nos sigue preguntando qué hacemos con los hermanos que caminan (muchas veces con problemas y sufrimientos) a nuestro lado. ¿Qué te parece si hoy dedicas un rato a mirar a cada persona que se te cruce como a un hermano?

Reflexión de “Rezando voy” para este día.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s