Melodías que acercan a Dios (04/19): Como pan pequeño

Artículo publicado en revista RIE de mayo de 2019

Jesús nos convierte en personas nuevas

Vuelvo a traeros una canción de Los Secretos que, sin ser de las que más me gustan, me parece muy apropiada. Cuando os hablé de su canción «Gracias por elegirme» volví a escuchar mucho de ellos. Fue un redescubrimiento maravilloso pero, como ya os dije, con pocas canciones para esta sección por estar teñidas de desamor y tristeza.


Hoy te invito a escuchar, con mucha atención su canción «Volver a ser un niño». No, no es una excepción al estilo de «Los Secretos», en efecto tiene algo de triste, pero en ella puede más el mensaje de esperanza.

¿Te cuento un secreto?
Ya os conté un poco de la triste historia de este grupo nacido en 1980 de otro anterior que se llamaba «Tos». Solo contaros una curiosidad que no os conté entonces: por lo que he leído deben el nombre de «Los Secretos» a que decían que iban a estudiar y, en realidad, pasaban ese tiempo ensayando… secretamente.

Bajo, voz y lo demás
El bajo eléctrico y la voz me parecen el centro de esta canción. Me da la sensación que el resto gravita alrededor de estos dos elementos. El bajo, que está presente toda la canción, repite casi todo el rato el mismo dibujo con pocas variaciones o adornos y muy bien integrado con la percusión. El resto del acompañamiento parece secundario: guitarra, un sintetizador con sonidos ambientales, voces secundarias… La guitarra toma prestado el protagonismo de la voz para hacer un solo sin quitar su parte al bajo. La voz de Enrique Urquijo es sensacional, tiene una gran presencia y transmite mucho.

Si escucháis la canción y no os cuadra con esta descripción, tened en cuenta que hay más versiones… una muy parecida también de «Los Secretos» pero cantada por Pau Donés que está en el disco «A tu lado» (homenaje a Enrique Urquijo) y otra algo más diferente de Víctor Manuel.

Un título muy sugerente
Solo por su título merecía un lugar en esta sección. Y es que todos nos acordamos de que Jesús dice que hay que ser como niños para entrar en el Reino, que es algo tan importante que lo recogen los evangelios de Marcos, de Lucas ¡y el de Mateo dos veces! El detalle de que la canción no hable de parecer un niño sino volver a serlo hizo que recordase un pasaje del evangelista que nos quedaba, Juan, que nos cuenta que Jesús le dice a Nicodemo que «el que no nazca de nuevo no puede ver el Reino de Dios». Volver a nacer, volver a la niñez… pero no para repetir nuestra vida sino para una vida nueva. De eso habla también la canción, de conversión. Aunque no lo diga así, si os fijáis, es la misma idea.

El hijo pródigo no se atrevía a pedir tanto, le valía con regresar como jornalero. Pero me imagino que podría haber cantado esto: «Después de andar a la deriva, por mares turbios de bebida, como un chiquillo falto de cariño… después del tiempo que he perdido, en aventuras sin sentido, me siento solo y a la vez perdido». Pero su papá quiso que volviera a ser el niño de la casa y «de pronto es todo tan sencillo, sencillo… solo porque me has sonreído y pido volver a ser un niño».

Me hago mayor y, sin embargo, confío que esta Pascua y las que vengan me hagan cada vez más niño, porque celebrar la resurrección de Jesús «devuelve la inocencia a los caídos, la alegría a los tristes». ¿Te suena la frase? La has escuchado en el «Pregón Pascual», que se recita o canta en la Vigilia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s