Cita con Jesús Eucaristía (05/19)

Artículo publicado en revista RIE de mayo de 2019

Jesús, quiero seguirte

Queridos RIE amigos: ¡¡Feliz Pascua!! Este es un tiempo realmente especial, celebramos que Jesús ha resucitado, y por lo tanto, que el bien ha vencido al mal, el amor, al odio.

Jesús, quiero seguirte
Jesús, quiero vivir siguiendo tus pasos,
imitando tu vida, cumpliendo tus mandamientos.
Quiero vivir recordando tus palabras,
compartiendo tus preferencias,
realizando tus gestos de ayuda,
siendo sincero y honesto como Tú.
Quiero vivir anunciando que Tú vives en la Eucaristía,
y quiero hacerlo a través de mis palabras,
mis acciones, mis sentimientos,
con todo lo que pienso, lo que hago y lo que digo;
(en este momento cada uno puede compartir su compromiso)
cumpliendo así la misión de
«que no haya Eucaristía sin niños,
ni niños sin Eucaristía».
Quiero vivir siempre a tu lado.
Dime lo que esperas de mí, yo quiero seguirte.
Cuenta conmigo,
yo siempre contaré contigo.

Con su resurrección, Jesús nos dice que vive para siempre y está a nuestro lado, especialmente en la Eucaristía. Así sabemos que, cada vez que nos equivocamos, junto a Él, tenemos una nueva oportunidad para volver a empezar. Él nos perdona y siempre nos vuelve a dar la mano para levantarnos y empezar de nuevo, y si esto es así, es porque nos quiere con un amor del bueno, con un amor de verdad.

Una respuesta
Cuando descubrimos que alguien nos quiere de esta manera (y más si es el mismo Jesús) es imposible quedarse quieto, sin responderle, sin preguntarse cómo corresponder a tanto amor. Jesús nos hace una invitación con la misma palabra que le dijo a sus discípulos: «Sígueme».

En el «RIE oracional» encontramos una oración en la que le decimos a Jesús que queremos seguirle y de qué manera lo podemos hacer. La puedes encontrar en la p. 10. (Te recordamos que si quieres conseguir el «RIE oracional» puedes escribir a rie@uner.org)

¿Te has preguntado alguna vez en qué consiste seguir a Jesús? Los discípulos podían acompañarle, caminar junto a Él, ver lo que hacía, hacer caso a sus palabras… Nosotros sabemos que Jesús está a nuestro lado pero de otra manera. Él quiere que lo sigamos, pero sabe que no podemos hacerlo exactamente como sus discípulos. Pero no nos deja a la deriva: nos ha dejado los Evangelios, allí nosotros también podemos imaginar y conocer a Jesús.

Mucho mejor que la realidad virtual
¿Has participado en algún juego de realidad virtual? En ellos parece como si nos trasladáramos a otro mundo. Pues bien, cuando hacemos oración con el Evangelio, lo que ocurre es mucho mejor que la realidad virtual. Al leer el Evangelio en presencia de Jesús, podemos ir conociéndole poco a poco, ir descubriendo cómo es ese Jesús presente en el Sagrario. Podemos pensar en sus gestos, en su mirada, en cómo trataba a los pobres, a los que estaban solos, a los que se sentían culpables por hacer las cosas mal. Podemos cerrar los ojos e imaginar cómo decía las cosas, cómo tocaba los corazones con sus gestos y palabras. Gracias al Evangelio podemos hacer nuestras las palabras de la oración: «Quiero vivir recordando tus palabras, compartiendo tus preferencias, realizando tus gestos de ayuda, siendo sincero y honesto como Tú».

Al estilo de Jesús Eucaristía
La oración continúa expresando nuestro deseo de anunciar a Jesús resucitado que vive en la Eucaristía. Esta manera de seguir a Jesús es característica de la Familia Eucarística Reparadora, de la cual forman parte la RIE y la preJER. Podemos anunciarlo de muchas maneras; lo hacemos siempre que nuestras palabras, acciones, sentimientos, etc… se parecen a los de Jesús en el Evangelio y en el Sagrario.

Una manera de saber si realmente estamos siguiendo a Jesús es a través de los demás: si estamos atentos a lo que necesitan de nosotros y conseguimos ayudar y sacar una sonrisa a nuestra familia, a nuestros amigos, a todos los que nos rodean, es señal de que nos estamos esforzando por vivir al estilo de Jesús Eucaristía, y es un paso más para lograr “que no haya Eucaristía sin niños, ni niños sin Eucaristía”.

La oración termina con la siguiente frase: «Cuenta conmigo, yo siempre contaré contigo». Esta frase es clave en el seguimiento de Jesús, y es signo de confianza. Seguir a Jesús es contar siempre con Él, tenerlo presente en cada momento: tanto cuando estás con tu grupo RIE o preJER, como cuando estás en clase, como cuando juegas con tus amigos o sales con tu familia. Jesús está a nuestro lado siempre, a cada instante, esperando que contemos con Él, que pensemos cómo actuaría Él si estuviese en nuestro lugar. Si nos fiamos de Él y estamos atentos a lo que nos pide, nuestra vida estará llena de sentido.

¡A trabajar!
En la oración aparecen diferentes formas de seguir a Jesús: recordando sus palabras, por medio de gestos, siendo sinceros y honestos… también habla de cuidar nuestras palabras, acciones, sentimientos, nuestro pensar… Y también hay un espacio para pensar en nuestro compromiso.

Elige una de estas opciones y piensa cómo podrías ponerlas en práctica en tu vida. Quizás puedes leer más el Evangelio fijándote en los gestos de Jesús, o puedes centrarte en qué palabras dices a los demás, en cuáles tienes que repetir más y cuáles tendrías que decir menos. Escribe tu compromiso en el oracional y proponte llevarlo a cabo cada día, repitiendo en tu interior estas palabras: «Jesús, quiero seguirte… cuenta conmigo, yo siempre contaré Contigo».

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s