Hazlo tú también (02/19). Reloj de arena

Artículo publicado en revista RIE de febrero de 2019

Un precioso regalo de Dios: el tiempo

“Hay un momento para todo y un tiempo para cada cosa bajo el sol”. Es el comienzo del capítulo 3 del libro del Eclesiastés, en el Antiguo Testamento. Hemos comenzado un nuevo año y tenemos todo el tiempo por delante pero, como no queremos que se nos escape, hemos decidido atraparlo ¿Cómo?… Fabricando un reloj de arena. ¿Te animas a intentarlo?

Necesitas

  • dos botellas transparentes de plástico con tapa
  • pegamento instantáneo o pistola de silicona
  • arena o sal de colores (puedes usar sal blanca y colorearla con polvo de tiza de color o purpurina)
  • cartón
  • cinta aislante u otra cinta fuerte
  • tijera y lápiz
  • pintura o papeles para decorar

Corta las dos botellas según la altura que quieras darle al reloj. Ten en cuenta que utilizaremos la parte del pico. Une las dos tapas con pegamento instantáneo. Espera que se seque y pide ayuda a un adulto para perforar el centro con un tornillo o con un clavo caliente. Después, rodea las tapas con cinta adhesiva para que no se vea la unión y sea más resistente.

En el cartón, dibuja y recorta cuatro círculos un poco más grandes que el diámetro de la botella. A dos de ellos les quitas el centro utilizando como molde la botella. Te quedarán dos anillos de cartón que pegarás sobre los círculos.

Tapa uno de los extremos de la botella y llénala con arena. Elige el tiempo que quieres que mida el reloj calculando con un cronómetro lo que tarda en pasar la arena de una botella a otra. Después, tapa el otro extremo del reloj con el círculo de cartón.

Adorna con papel de color los extremos del reloj y la unión del centro. También puedes utilizar pintura o hilo de color.

Curiosidades
Los griegos utilizaban dos palabras para hablar del tiempo. La primera era “Cronos”, y se refería al tiempo cronológico, el que transcurre normalmente y medimos con el reloj. La segunda palabra es “Kairos” que significa: el momento adecuado u oportuno, donde las cosas especiales suceden. Esta bella palabra es muy importante para los cristianos porque significa para nosotros el tiempo de Dios, el tiempo de la salvación. Te invitamos a vivir cada segundo de tu vida como un “Kairos”, un tiempo especial de encuentro con Dios y de contagiar su amor a todos los que te rodean.

Y ahora que eres dueño del tiempo, ¿qué piensas hacer? Será mejor que estés atento porque el Señor tiene grandes planes para ti.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s