Melodías que acercan a Dios (01/19): Te busqué (Nelly Furtado con Juanes)

Artículo publicado en revista RIE de enero de 2019

Dios quiere iluminar toda nuestra vida

No es la primera vez que una canción de amor nos sirve para hablar del amor más grande. Y esta habla de dos temas que me interesaron: la búsqueda y la sanación.

Nelly y Juanes
Perdonadme si sois fans, pero Nelly Furtado es una artista de la que no se prácticamente nada. Después de buscar un rato os puedo decir que nació en Canadá de padres portugueses en 1978. Desde muy pequeña canta, actúa y aprendió a tocar varios instrumentos musicales. Empezó a dedicarse a la música haciendo colaboraciones hacia finales de los noventa y ya en el año 2000 sacó su primer álbum.
Ya a principios de su carrera participó en la canción Fotografía del segundo álbum de estudio de Juanes, y en este tema, que pertenece al tercero de ella, vuelven a cantar juntos. En España se presentó como el single principal, porque, al parecer, aquí tenían menos éxito las canciones de estilo más hip-hop que con que presentó el disco en otros países.

Dos versiones y ningún videoclip
La canción tiene al menos dos versiones, una incorpora en español solo el estribillo mientras la otra solo mantiene en inglés un fragmento hablado y por lo que he buscado, ¡creo que no hay videoclip! La intervención de Juanes no se limita a cantar sino que escribieron entre los dos ese estribillo que cantan a dúo y que, para mi gusto es lo mejor de la canción. Al parecer Nelly no estaba contenta con el que escribió en un principio y le pidió opinión.

En cuanto a la música, en lugar de hablar de un acompañamiento hablaría más bien de una base. Y es que el productor ya tenía la música a la que Furtado añadió la letra. Unos arpegios de guitarra acústica, una flauta sonando muy suave y, ¡de repente!, un potentísimo bombo que da paso a más percusión que, por lo demás, es bastante delicada. Así que el bombo es lo único que sobresale del conjunto, pero no de manera machacona, puesto que no marca el pulso sino solo algunos acentos cambiantes. En el estribillo entra de nuevo la flauta que os mencioné, un poco más de percusión y, por supuesto, la voz de Juanes. Una nueva estrofa, estribillo y tenemos el fragmento recitado, en inglés, para terminar después repitiendo el estribillo varias veces, la última sin música.

Buscar para que te encuentren
La letra, tal como la entiendo yo, nos habla de una vida de vaivenes. La protagonista, a la que presta voz Nelly, nos dice que en algún momento ha estado bien y con paz, pero ha llegado a un punto en el que piensa que ha tocado fondo, lo ha perdido todo. Si nos quedamos con las estrofas es una canción realmente triste. Una de las frases que se mantienen en inglés me parece que lo resume bien: “miro al espejo, la imagen se hace más nítida, quiero ser yo misma, pero ¿el mundo realmente la necesita?”.

En medio de esta falta de sentido, solo pide: “quiero sentirme mejor”, sin atreverse a pedir estar completamente bien o feliz, se conformaría con mejorar algo. Y entonces llega el maravilloso estribillo: “Por eso te busqué debajo de las piedras y no te encontré. En la mañana fría y en la noche te busqué, hasta enloquecer. Pero tú llegaste a mi vida como una luz, sanando las heridas de mi corazón y haciéndome sentir vivo otra vez.”

Yo me sentí reflejado, en varias historias y aspectos de mi vida, pero en ninguna tanto como en mi historia de fe ¿No os ha pasado con Dios algo parecido? En esos momentos de bajón, de crisis de identidad y de sentido, cuando ves que no puedes remontar por ti mismo buscas y buscas a alguien o algo que te haga al menos sentirte un poco mejor… y no aparece por ningún lado o aparece solo un sustitutivo que ni llena, ni dura. Pero entonces te encuentra Él, o quizá alguien especial como mediación suya. Luz que sana los corazones y les da nueva vida. Eso es precisamente Jesús.

Me parece una buena idea para meditar en este mes de enero, cuando hace tan poco que hemos celebrado el que Dios haya venido a nosotros: busquemos día y noche, hasta debajo de las piedras… pero sin miedo porque el que nos encuentra es Él, que llegará como una luz. “El pueblo que habitaba en tinieblas vio una luz grande; a los que habitaban en tierra y sombras de muerte, una luz les brilló” (Mateo 4,16).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s