Melodías que acercan a Dios (12/18)

Artículo publicado en revista RIE de diciembre de 2018

¡Descubre lo maravilloso de la vida!

Seguramente ya sabes de qué canción se trata. ¡Incluso la habrás bailado muchas veces! ¡Al menos en nuestra ConviRIE 2018 la bailamos un montón! Sin duda, es una canción pegadiza y con un mensaje muy positivo. Pero… ¿podemos sacarle algo más? ¿Hay algo en ella que pueda hacernos reflexionar? ¡Vamos a cantar, pensar y rezar escuchando a Chayanne y su famosa “Madre Tierra”.

Me encanta la canción, ¡para qué lo voy a negar! Me trae a la mente buenos momentos y gratos recuerdos. No sé si es su ritmo latino, la facilidad con que entra la letra o lo contagiosa que resulta. La cuestión es que tiene tirón.
Y me preguntaba si, además de todo eso, tiene algo que decirnos. Evidentemente, tiene un mensaje positivo, y hay unos cuántos valores que enseguida saltan a la vista: amor, perdón, agradecimiento… Sin embargo, hay una invitación que tal vez no resulta tan evidente pero es quizá una actitud muy necesaria: la capacidad de asombro.

Abre tus ojos
¿Abre tus ojos? Sí, así como suena. Me dirás: “¡Si vivo con los ojos abiertos!”. Y es verdad, pero… ¿no crees que algunas veces estamos como ciegos? A mí a veces me pasa que busco algo por todos lados y resulta que lo tenía enfrente de mis ojos, sin verlo. Y eso que a veces nos pasa con los objetos, nos puede pasar con cosas que no son materiales. No caemos en la cuenta de tantas cosas que tenemos en nuestro día a día y que, si nos paramos a pensar un poco, son realmente maravillosas.

¿Has pensado alguna vez en lo impresionante que resulta poder ver, oír, oler, tocar o gustar? ¡O lo grandioso del funcionamiento del universo con los planetas, el sistema solar, las estrellas o las galaxias! Y no solo las cosas grandes, también lo pequeño puede ser asombroso: ¿cómo puede ser que solo una sonrisa nos provoque tantas cosas buenas? ¡Algo tan sencillo! Las cosas pequeñas o las cosas grandes. Da igual. Hay un mundo de cosas asombrosas que nos pasan cada día o que simplemente están ahí, esperando que seamos capaces de descubrirlas. Por eso me encanta la invitación de la canción: ¡abre tus ojos! ¡despierta! No te dejes arrastrar por las quejas o por estar siempre pensando en lo que no tienes, en lo que te falta. ¡Asómbrate! ¡Sorpréndete! Aquí te hemos dado solo algunos ejemplos (los primeros que se me han venido a la cabeza), pero te puedo asegurar que eres capaz de encontrar miles.

Un tiempo especial
Y, claro, llegados a este punto no pude menos que acordarme que estamos en Adviento. Y el asombro puede ser una característica típica de este tiempo. ¡Estad alerta! ¡Estad preparados! ¡Estad despiertos! Es el mensaje que constantemente escuchamos en este tiempo. Y es que ¡el Señor está cerca! En Navidad lo vamos a celebrar por todo lo alto: Dios está con nosotros. Más aún, no solo se ha hecho hombre como nosotros y ha nacido en Belén, sino que se ha quedado para siempre en la Eucaristía. ¡Claro! San Manuel González siempre decía que no debemos perder nunca el asombro eucarístico. Porque de tanto repetirlo nos terminamos acostumbrando. Así que, ya sabes: abre tus ojos. Canta, baila con todo tu ser y recuerda que hay muchos motivos para vivir instalados en el asombro. ¡Vaya gozada!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s