Imágenes de santidad (11/18)

Artículo publicado en revista RIE de diciembre de 2018

La Palabra se hizo hombre

Se acerca el tiempo de Navidad. Todos los años repetimos lo mismo, pero cada año es diferente. Al igual que no nos cansamos de celebrar nuestro cumpleaños, tampoco tenemos que convertir la celebración de la Navidad en una rutina. Dios se ha hecho hombre, y cada Navidad es una oportunidad para recordar y agradecer que Él sale a nuestro encuentro y hace que nuestras vidas sean cada vez más y mejor.

En el evangelio de Juan leemos: «La Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros». ¿Sabes qué quiere decir? Antes de que Jesús naciese, Dios se comunicaba con su pueblo a través de la Palabra. Pero un buen día quiso ir más allá y quiso enviar a su Hijo, que es “la Palabra” a la que se refiere Juan; gracias a Él contamos con todo un testimonio de vida que contemplar para saber qué quiere decirnos Dios a cada uno de nosotros. ¿Y qué tendrá que ver todo esto con la imagen? Sigue leyendo y entenderás.

Observa la imagen
En el dibujo hay muchos detalles. ¿Qué personas aparecen? ¿Qué reflejan sus caras? ¿Qué es o a quién miran? ¿Dónde está san Manuel? ¿Qué hace? ¿Te has fijado en las puertas abiertas de la iglesia? ¿Qué se ve en su interior?
En la imagen vemos un pueblo, hay varias casas, una plaza con una fuente, y también una Iglesia con su campana. Entre las puertas abiertas de la Iglesia se ve el Sagrario, a su lado tiene esa lamparita encendida que no se cansa de decirnos que ahí está Jesús Eucaristía, esperándonos para estar con nosotros.
También vemos a varias personas, se les ve alegres, hay una mujer que parece que no sale de su asombro. Están mirando a una Biblia con pies que corren, brazos abiertos y una cara muy feliz, y de ella salen muchos corazones. En la imagen también vemos a san Manuel, que mira con satisfacción toda la escena.

Evangelios vivos
¿Sabes ya por qué Fano ha dibujado una Biblia con brazos y pies? Porque quería reflejar un deseo de san Manuel: «que mis sacerdotes fueran Evangelios Vivos andando por las calles…». Es decir, que la Biblia que va andando tan contenta por el dibujo es, en realidad, un sacerdote. Lo que nos quiere decir san Manuel es que un sacerdote tiene que parecerse tanto a Jesús, que con su propia vida transmita la Buena Noticia que Jesús vino a traernos. Pero, aunque san Manuel se dirige en este caso a los sacerdotes, si lo piensas bien, todos los cristianos somos llamados a ser Evangelios vivos por las calles.
La Biblia ya nos va recordando la Palabra de la que estábamos hablando, ¿verdad? Bien, sigamos adelante.

Jesús nace en tu corazón
En estas Navidades, Jesús quiere nacer en tu corazón, es decir, la Palabra quiere nacer en ti. Si le dejas entrar, para que habite en tu vida y la transforme, tú también puedes llegar a ser un Evangelio vivo y transmitir a los demás, a través de tus pequeños gestos, el amor que Jesús nos tiene a cada uno de nosotros. Así que, ¡ya sabes! prepara tu corazón y haz de él un lugar cálido y acogedor en el que Jesús pueda nacer y crecer dentro de ti.

¡Trabájate!
Durante este Adviento pregúntate qué cosas hay en tu corazón que tendrías que quitar para que Jesús nazca en un lugar cálido de verdad. Apóyate de todas esas cosas que te sirven para cuidar tu fe: participando en la Eucaristía, yendo a tu grupo parroquial (catequesis, RIE, preJER…), la confesión, la oración, tu familia… ¡Atrévete a ser un Evangelio vivo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s