Vamos a conocernos (09/18. ConviRIE España)

Artículo publicado en revista RIE de septiembre de 2018

ConviRIE 2018-Piñuecar, España

¡Hola RIE-amigos! Un año más queremos compartir con todos vosotros la experiencia de la ConviRIE y contaros lo bien que nos lo hemos pasado durante estos días de campamento (que siempre nos resultan muy, muy, cortos). Y hay tanto para contaros que… ¡no sabemos por dónde empezar!

Bueno, está bien… comencemos por el principio. Después de esperarlo con muchísimas ganas llegó el día 21 de julio. Y allá nos fuimos todos, llenos de ilusión, de expectativas, de alegría y de ganas de disfrutar. Llegamos desde diferentes sitios: Valencia, Huelva, Jaén, Sevilla, Málaga, Palencia, León, Murcia, Madrid e incluso… ¡desde Roma! Sí, sí… así como lo oís. ¡Este año tuvimos un campamento internacional!

¡Pluriligüe!
Fue genial aprender algunas palabras en italiano, y también un canto para bendecir la mesa: “Fame, fame, fame sette, fame, fame, fame sette, fame, fame, fame sette fa… grazie, oh Signore, perche oggi ci fai mangiare” (¡imaginaroslo con música!, ¡chulísimo! Ah, traducido sería algo así como “hambre, sed, gracias, Señor, porque hoy tenemos qué comer).

Y así, Piñuecar (que ése era el nombre del pueblo donde nos reunimos), se convirtió en nuestro hogar durante estos 8 días. Enseguida nos sentimos como en casa, entre amigos, y pronto nos dimos cuenta que íbamos a disfrutar mucho juntos. Hasta los que venían por primera vez perdieron enseguida la vergüenza y ganaron confianza.

¿Muchas? No…
Las actividades no fueron muchas… ¡fueron muchísimas! Hicimos tantas cosas que casi sería imposible contarlo todo sin que se nos olvide nada: temas, talleres, miles de juegos, gymkanas, oraciones, concursos, carrera de orientación, excursión cultural, bailes, canciones, el juego de vampiro y un millón de pequeñas sorpresas escondidas en cualquier rincón de la casa.

Y en medio de todo eso, la oportunidad de encontrarnos con Dios cada día, de descubrirle cercano, Amigo, Padre, Hermano, Vida. Siempre guiados por san Manuel, como amigo y compañero de camino.
Solo me queda una cosa: decirte que tenemos a los mejores monitores del mundo mundial. Ellos son los que hacen que esto funcione y sea tan maravilloso. Bueno, después de todo… ¿Te sumas para la próxima? Si vas… ¡allí te espero!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s