Misa para decir “sí” (09/18)

Artículo publicado en revista RIE de septiembre de 2018

Los gestos en la Misa

Queridos rie-amigos, aquí estamos, infaltables en nuestra cita mensual. En esta ocasión seguiremos hablando de los gestos que los cristianos realizamos durante la Misa, y que es importante conocer para saber cómo comportarse en la celebración y entender lo que significa cada uno de ellos.


En la última revista RIE (¡hace ya tres meses de ello!) hablamos de las posturas que tenemos en Misa. No siempre estamos de pie ni sentados. Para cada momento hay una postura que nos ayuda a orar con todo el cuerpo y a hablar y escuchar a Dios. En la celebración eucarística, además, hay gestos que tienen ese mismo fin. Seguro los conoces, pero siempre viene bien recordarlos para realizarlos con todo el significado que ellos tienen.

Señal de la cruz
Este gesto lo hacemos al inicio de la Misa y, con forma de una bendición, al concluir. Además, nos hacemos la señal de la cruz en nuestra frente, labios y corazón al inicio del Evangelio, porque con Su muerte en la cruz Cristo redimió a la humanidad.

Golpear nuestro pecho
Durante el “Yo Confieso”, el gesto de golpear nuestro pecho en el momento de formular las palabras “por mi culpa” puede fortalecernos y hacernos más conscientes de que nuestro pecado es por nuestra culpa.

Genuflexión (doblar la rodilla derecha)
Es un signo de reverencia y respeto que hacemos ante la presencia de Cristo Sacramentado. Al iniciar la celebración, el sacerdote y los ministros hacen una genuflexión ante el Sagrario si este se encuentra en el mismo lugar de la celebración. Asimismo, el sacerdote hace la genuflexión en el momento de la consagración.

Inclinación (del cuerpo y/o la cabeza)
Es también una señal de reverencia. El altar representa a Cristo, por lo tanto, el sacerdote y los ministros hacen una reverencia ante el altar en la procesión de entrada y al final de la Misa. Durante la profesión de fe (el Credo), inclinamos la cabeza al pronunciar las palabras que recuerdan la Encarnación: “que fue concebido por obra del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen y se hizo hombre”. Este gesto significa nuestro profundo respeto y gratitud a Cristo, que se humilló asumiendo nuestra condición humana para salvarnos.

Saludo de la paz
Al intercambiar el saludo de la paz con las personas que están a nuestro alrededor, vemos representados en ellos a toda la comunidad de la Iglesia y de la humanidad. Según los países y culturas, en algunos sitios es común dar un beso como signo de paz; en otros, dar la mano o inclinar la cabeza.

En conclusión
Además de ser un medio para la oración, las posturas y los gestos corporales de la Misa tienen otra función muy importante: ser un símbolo de unidad entre los fieles reunidos en la celebración y un medio para afianzar cada vez más esa unidad.

¡Atención! Hay algo importante que no podemos dejar de recordar: que cada uno de estos gestos que realizamos sea sincero, además de realizarlo siendo conscientes de aquello que significan dentro de la celebración y para nuestra vida.

Nos despedimos, pero con una tarea: recordemos siempre que podemos prolongar en nuestra vida la Misa que celebramos realizando esos gestos concretos en nuestro caminar de todos los días, sobre todo haciendo la señal de la cruz, el signo de los cristianos.¡Buen camino! ¡Hasta la próxima!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s