Tu Palabra me da vida (domingo 22 de julio. XVI del Tiempo Ordinario)

Artículo publicado en revista RIE de junio-agosto de 2018.

Marcos 14,12-16.22-26

En aquel tiempo, los apóstoles volvieron a reunirse con Jesús y le contaron todo lo que habían hecho y enseñado. Él les dijo: «Venid vosotros solos a un sitio tranquilo a descansar un poco.» Porque eran tantos los que iban y venían que no encontraban tiempo ni para comer. Se fueron en barca a un sitio tranquilo y apartado. Muchos los vieron marcharse y los reconocieron; entonces de todas las aldeas fueron corriendo por tierra a aquel sitio y se les adelantaron. Al desembarcar, Jesús vio una multitud y le dio lástima de ellos, porque andaban como ovejas sin pastor; y se puso a enseñarles con calma.

¡Jesús es genial! Siempre que lo necesites va a estar. Él mira a la gente y sabe lo que les hace falta, por eso el Evangelio nos cuenta que no duda, aunque esté cansado, de atender las necesidades de los demás. Igual pasa cuando nos mira a nosotros. A Jesús podemos acudir cuando estamos tristes, contentos, cansados, agobiados, ilusionados, etc. Él siempre está, esperando, para poder hacer algo por nosotros. Tú, ¿necesitas a Jesús?

Reflexión de “Rezando voy” para este día.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s