Melodías que acercan a Dios (06/18)

Artículo publicado en revista RIE de junio-agosto de 2018

Ámame… cuando menos lo merezca

Ya hace un tiempo que oí “Cuando menos lo merezca”, de “La Oreja de Van Gogh”, y se me encendió una bombillita, más que a una idea me refiero a que en mi cabeza algo se conectó. Igual que si llevas bien los cables de la pila a la bombilla esta luce, a mí se me conectó una frase de la canción con otra del Nuevo Testamento y otra con una de san Manuel.

Así que, no lo voy a ocultar, esta canción está aquí por dos frases… pero ¡qué frases! por eso, y porque suena muy bien, claro. Y seguro que podemos sacarle mucho más.
No puedo evitar que al pensar en La Oreja de Van Gogh me vengan a la mente especialmente canciones de la etapa de Amaia Montero como vocalista, por eso digo que la de Leire es como la otra oreja, pero el resto de la banda es el mismo y su música sigue siendo muy buena. Concretamente esta canción pertenece a su último álbum “El planeta imaginario” (2016), séptimo disco de estudio de la banda, tercero de la etapa de Leire. Seguro que los conocéis ya pero, por si acaso, os contaré que es un grupo donostiarra que se llamó “Los Sin Nombre” y empezaron versionando a otros grupos, y al empezar a componer sus propias canciones, buscaron nueva voz, llegó Amaia y nació “La Oreja”. Esto pasó en 1996 y no han parado de tocar con gran éxito.

Estos acordes me suenan
Me suena de maravilla por un toquecillo no sé si country, el pulso tan marcado y una rueda de acordes sencilla pero resultona. Comienza con una guitarra acústica, la voz y la batería, de momento solo con el chaston. Entran el bajo, el piano y, al llegar al estribillo un bombo potente marcando el pulso. El final del estribillo tiene una melodía al unísono entre el piano, unos coros y parece que una guitarra eléctrica, al menos en las últimas vueltas.
Y ahora el contenido… precisamente la gracia de la letra es que puede ser difícil de entender porque, a diferencia de canciones que cuentan una historia, en esta nos tenemos que imaginar la historia desde un monólogo. Yo me imagino que quien toma la palabra se ha equivocado en algo y lo sabe. Quizá han discutido y se siente mal, pero las palabras no son lo que puede mejorar, por eso pide que no le hagan más reproches, que no le pidan esa calma que seguramente ya está buscando, que no le echen en cara nada. Solo el amor puede reparar eso que va mal.
Seguro que os pasa (a mí también) que, si estáis nerviosos o enfadados, lo que menos os ayuda es que os repitan que os debéis calmar (“¡no me digas que me calme!”). O también, si habéis metido la pata en algo, lo peor que os pueden decir es “ya te lo avisé” (“¡no me digas te lo dije!”). Incluso si os dicen algo bueno en según qué momentos parece que no encaja, nos choca, y hace el efecto contrario (“no me digas que estoy guapa”).

¿Y qué hacemos?
A ver ¿entonces no hay nada que hacer en estos momentos? Pues hay que amar, que no es ni más, ¡ni menos!, que valorar a la persona: Eres mucho más grande que lo que haces en un momento dado, sigues siendo importante por poco que nos guste lo que has hecho o te ha pasado y voy a procurar hacerte sentir mejor.
Ahora os voy a contar los cablecitos que se juntaron en mi mente. El verso de la canción “no me digas que me quieres, quiéreme” me recordó a este, de la primera carta de San Juan: “Hijos míos, no amemos de palabra y de boca, sino de verdad y con obras.” (1Jn 3,18). Hace poco vi un artículo que recomendaba empezar por esta carta a quien quiera leer completo el Nuevo Testamento y, la verdad, me pareció un inicio estupendo. Es verdad que hay en ella expresiones complicadas, pero cuando va al grano es muy clara y motivadora.
Y la otra frase es “Cuando menos lo merezca, quiéreme” que me recuerda a una frase de san Manuel González que aparecía en una estampa de la Virgen (creo recordar que era una Inmaculada) que tenía en mi habitación, cuando aún vivía con mis padres: “No te merezco, Madre, pero te necesito”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s