Melodías que acercan a Dios (03/18)

Artículo publicado en revista RIE de marzo de 2018

Constructores del paraíso verdadero

Tenía guardada esta canción para una ocasión especial. Ahora, comenzando la Cuaresma y poco después de la Jornada contra el Hambre, de Manos Unidas, me parece un momento apropiado. Es una canción que habla de pobreza y que nos pide que pensemos. Se trata de “Another day in Paradise” (“Otro día en el Paraíso”), del conocido cantante inglés Phil Collins.

Leo en un resumen biográfico que el nombre completo de este grandísimo músico británico es Philip David Charles Collins. Como muchos cantantes y compositores toca el piano, pero también, ¡la batería! De hecho comenzó su carrera musical como batería. Primero actor y modelo, después se mete en la música tocando este instrumento con varios grupos. En uno de ellos, Génesis, queda como cantante al abandonar la formación el también conocidísimo Peter Gabriel. En resumen: muchas colaboraciones con otros conjuntos, un enorme éxito y estupendas canciones.

Número uno internacional
“Another day in Paradise”, un verdadero temazo, es de 1989, año en el que llegó al número uno de las listas de éxitos de una decena de países. Desde entonces lo han interpretado y versionado muchos artistas. ¡He visto una lista con más de 20! Os describo cómo suena la original: unos sonidos ambientales de sintetizador que van creciendo, una brevísima fase de guitarra y percusión marcando el pulso, contestación de otra guitarra y ya empieza el motivo más reconocible de la canción. Con un sintetizador con un sonido que se parece un poco al piano, bajo, y al menos una guitarra haciendo arpegios.
A continuación cambiamos el piano electrónico por la voz, sobre unos acordes del sinte más ambiental, el bajo y una percusión algo más rica, pero tranquila y también electrónica, o quizá muy procesada. La guitarra de sonido limpio hace unos breves adornos. En el estribillo se nota otra voz cantando al unísono, pero el punto de mayor intensidad de la canción es el puente entre segundo estribillo y la última estrofa, que también canta con otra voz. Termina con repeticiones de parte del estribillo y el “Think about it” que van desvaneciéndose.

Vamos a hablar en serio
El álbum al que pertenece este tema se llama “…but seriously”, o sea, “ …pero en serio”. La portada también es muy seria: fondo negro y la cara de Phil de medio lado, luces y sombras fuertes, no sonríe y parece pensativo. Puedes verla en la página anterior. La canción es muy descriptiva en sus estrofas, aquí os dejo una traducción un poco libre:
Ella llama al hombre que pasa por la calle “Señor, ¿puede ayudarme?, hace frío y no tengo dónde dormir, ¿me puede decir si hay algún lugar…?”. Él sigue andando sin mirar atrás, hace como que no la oye. Empieza a silbar mientras cruza la calle, parece avergonzado de estar ahí. Ella llama al hombre de la calle. Él puede ver que ha estado llorando, tiene ampollas en la planta de sus pies, no puede andar pero lo intenta. Puedes saberlo por las líneas de su cara, puedes ver que ha estado ahí. Probablemente la han ido echando de cada sitio porque no encajaba allí.
El videoclip también es muy sobrio, una imagen de la Tierra desde el espacio que vamos viendo cada vez más cerca, a color solo en los primeros segundos, da paso a secuencias de Collins cantando entre luces y sombras, primeros planos de piano y guitarra alternándose con fotos de gente durmiendo en la calle, viviendo entre ruinas, hacinados en un barco… Al final, la misma imagen del comienzo alejándose, recupera el color.

Con una invitación y una oración
Si las estrofas cuentan la historia, el estribillo y el puente contestan. Nos insiste una y otra vez: “¡Piénsalo de nuevo, porque es otro día para ti y para mí en el Paraíso! ¡Piensa sobre ello!”. Y, también, incluye una oración, grito, clamando al Cielo: “¡Oh, Señor, ¿no hay nada más que alguien pueda hacer?!, ¡Oh, Señor, debe haber algo que puedas decir!”.
Por lo visto Phil decía lo de “paraíso” con ironía. En una entrevista contaba que le impactó ver en Washington cuánta gente intentaba dormir en las rejillas por las que salía aire caliente, ¡a la sombra del Capitolio! La capital de los Estados Unidos, sede de importantes organismos nacionales e internacionales, con su lema “Justitia Omnibus” (“Justicia para todos”) ¡y una multitud de personas sin hogar, en situación de pobreza extrema! ¡Menudo paraíso! Seguramente tú también has visto situaciones similares.
Yo lo entiendo así: tú y yo estamos en el paraíso pero ¿qué paraíso quieres? ¿Para unos pocos ignorando a la gente que sufre o uno de verdad, para todos?

Para cantar, pensar, rezar y vivir
Al escribir esto al poco de comenzar la Cuaresma me resulta inevitable relacionarlo con la limosna… pero también con el ayuno, que nos hace pensar cómo viviríamos con menos, acercándonos a aquellos que no lo tienen. Y con la oración, porque si a nuestra conversación con Dios llevamos nuestros problemas y necesidades y los de aquellos a los que queremos, no deberían faltar los de quienes pasan necesidades.
No todos podremos ayudar de la misma manera, pero todos podemos hacer algo. Como dice la canción, ¡por lo menos piensa en ello! La campaña de Manos Unidas tenía este año el lema “Comparte lo que importa”. Por poco que tengas, seguro que puedes compartir algo importante, posiblemente algo mucho más importante que el dinero.
Os invito a hacer una cosa concreta: conocer quién ayuda y cómo en vuestro entorno. De paso os enteraréis quién necesita y qué necesita. Piénsalo. ¡No estás solo si estás dispuesto a ayudar!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s