Melodías que acercan a Dios (01/18)

Artículo publicado en revista RIE de enero de 2018

¡Un villancico de 500 años!

No sé cuándo leeréis esto, pero lo escribo en mitad del tiempo de Navidad. Para deciros toda la verdad, no traigo un villancico por eso… lo que me ha pasado es que recordé esta melodía y no consigo sacármela de la cabeza. ¡Me encantaría saber si a vosotros os resulta igual de pegadiza! Se trata del villancico renacentista “Ríu ríu Chíu”.

Ya me la jugué una vez hablándoos de polifonía renacentista con un Gloria de T.L. de Vitoria, pero esto es muy distinto. Antiguo, es antiguo, pero es más animado y en español (aunque antiguo, claro). Y es que la palabra villancico ya no significa lo mismo: aunque ahora son cualquier canción de Navidad, durante siglos fueron canciones populares de campesinos de entre las cuales algunas eran de tema navideño, pero no todas. La clave de la diferencia con lo que os traje la otra vez es que es popular, más “para todos los públicos”.

“Ríu Chíu”, me dijo un pajarito
Dicen que si el “Ríu ríu chíu” es la onomatopeya del canto del ruiseñor o del martín pescador. No me voy a meter en eso, como tampoco me voy a meter con la autoría, que no se sabe si es de Mateo Flecha el Viejo o de otro autor desconocido.

Lo que os puedo decir seguro es que figura en un cancionero impreso en Venecia en 1556 que se suele conocer como cancionero de Upsala por la universidad donde custodian la única copia existente.

En cuanto a versiones e interpretaciones os podéis imaginar que ha dado tiempo a hacer muchísimas en siglos y siglos. Me gustó una de un coro enorme (Gondwana Chorale) con acompañamiento de percusión, se entienden mucho mejor las de conjuntos pequeños a capella, suenan muy bien las que llevan más acompañamiento y hay adaptaciones instrumentales.

Podéis incluso encontrar algún grupo pop como Sixpence None The Richer (famosos por la canción Kiss Me) y The Monkees (los del “I’m a believer”, que seguro que conocéis de la banda sonora de Shrek, aunque en la versión algo más cañera de Smash Mouth).

Y, ¿qué versión os describo? pues todas y ninguna: lo que es común a la mayoría es que comienza monofónico y luego se divide en cuatro voces alternando partes con mismo ritmo y otras entrando en eco. A mi me resultó inevitable cantarla en cuanto la escuché dos veces.

Teología popular
Y ya entrando con el mensaje trata los temas de la Encarnación y el Nacimiento de Jesús y también la Inmaculada Concepción de María que, aunque fue definido como dogma en 1854, ya véis que la gente lo tenía claro muuucho antes. Lo que me parece más interesante del tema es que siendo muy popular en la manera de tratarlo, es muy teológico en el contenido. Cuando pienso en una obra popular sobre la Navidad pienso en el relato del nacimiento más o menos adornado o algo que provoque sentimientos y actitudes acordes con este acontecimiento, pero aquí nos hablan de el significado profundo.

Si hacemos un repaso nos dice: que Dios quiso que María no tuviese ni el pecado original, Cristo nos ha redimido con hacerse pequeño, Él que era infinito se hizo finito, viene a dar vida a los muertos y a reparar la caída, es la luz, es el cordero que anunciaba san Juan, el que decían las profecías, Dios hecho hombre “en el suelo” para que podamos entrar al Cielo, que María es madre de Dios. Y ya las dos últimas se dirigen un poco más a nuestra sensibilidad: el anuncio de los ángeles a los pastores y cómo deseamos unirnos a ellos en llevarle presentes… sobre todo nuestra voluntad. Quizá hacerse preguntas también puede ser popular.

Letra
Ríu, ríu, chíu, la guarda ribera,
Dios guardó del lobo a nuestra cordera.
El lobo rabioso la quiso morder,
mas Dios poderoso la supo defender.
Quízole hazer que no pudiesse pecar,
ni aún original esta virgen no tuviera.
Este qu’es nasçido es el gran monarcha,
Christo patriarcha de carne vestido.
Ha nos redimido con se hazer chiquito,
aunque era infinito, finito se hiziera.
Ríu, ríu, chíu, la guarda ribera,
Dios guardó del lobo a nuestra cordera.
Éste viene a dar a los muertos vida,
y viene a reparar de todos la cayda;
es la luz del dia aqueste moçuelo,
este es el cordero que San Juan dixera.
Muchas profecías lo an profetizado,
y aún en nuestros días, lo hemos alcançado.
A Dios humanado vemos en el suelo,
y al hombre en el cielo porque’l lo quisiera.
Ríu, ríu, chíu, la guarda ribera,
Dios guardó del lobo a nuestra cordera.
Mira bien que os cuadre que ansina lo oyera,
que Dios no pudiera hazerla más que madre;
El qu’era su Padre, oy d’ella nasçió,
y el que la crió, su Hijo se dixera.
Yo vi mil garçones que andavan cantando.
Por aquí volando haziendo mil sones,
diziendo a gascones, Gloria sea en el cielo,
y paz en el suelo pues Jesús nasçiera.
Ríu, ríu, chíu, la guarda ribera,
Dios guardó del lobo a nuestra cordera.
Pues que ya tenemos lo que desseamos,
todos juntos vamos presentes llevemos;
todos le daremos nuestra voluntad,
pues a se igualar con nosotros viniera.
Ríu, ríu, chíu, la guarda ribera,
Dios guardó del lobo a nuestra cordera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s