Libréate (10/17)

Artículo publicado en revista RIE de octubre de 2017

Dios nos habla en los Evangelios

Hay historias que se nos quedan grabadas porque son especiales, porque nos sentimos identificados en ellas, porque nos las contó alguien importante en un momento singular, a veces incluso, porque nos cambian la visión de la vida y el entorno que tenemos. Por eso, cuando alguien te cuenta una buena historia no la olvidas y se la cuentas a las personas que quieres.

Igualmente, todos conocemos pasajes, historias de la Biblia, de memoria. Hay clásicos que son conocidos universalmente, por ejemplo todos sabemos qué comieron Adán y Eva en el paraíso y quién les invitó a tal banquete, seguro recuerdas quiénes eran los ocupantes del Arca de Noé, con qué abrió Moisés el Mar Rojo y quiénes fueron a visitar al Niño Jesús a la cueva de Belén. Y estoy segura de que todos contamos estas historias con matices diferentes, eso es porque cada uno recibimos el mensaje de Dios en la Biblia desde nuestra propia historia y lo transmitimos según la manera en que lo vivimos.

Novedoso y necesario
Hoy te presento una idea nueva de un grupo de personas que entienden de esto y saben que la Palabra de Dios es para todos y a todos tiene que llegar. El libro se llama “Rezando vamos” y contiene los Evangelios dominicales del ciclo B (el ciclo litúrgico que vamos a empezar en unas pocas semanas).Este libro presenta el Evangelio que se lee cada domingo en Misa adaptado al público infantil, con un lenguaje y una forma de expresión muy fácil de entender. Es decir, el autor se puso en el lugar de Jesús y pensó cómo se habría dirigido Él a los niños de su época y cómo se dirigiría hoy a los niños de hoy. Porque -¿sabes qué?- el Evangelio solo es Buena Noticia si lo entendemos. De nada sirve que un amigo te diga las palabras más bonitas en chino, si tú no sabes chino, pues esas palabras no significarán nada para ti. Lo mismo ocurre con la Palabra de Dios.

“Rezando vamos” se compone de los textos evangélicos adaptados y unos dibujos muy especiales que te ayudarán a interpretar la historia. Son dibujos sin rostro, porque el rostro, la expresión, la emoción del personaje, se la das tú. Si lo lees con otra persona verás cómo cada uno le da una interpretación diferente. ¡Haz la prueba!

Es un libro ideal para leer entre amigos que quieren conocer a Jesús, para llevar a catequesis y compartir con tu grupo, para leer con tus abuelos y que ellos también te cuenten lo que saben de la Biblia. ¡Ojalá puedas conseguirlo en alguna librería cerca de tu casa! (Enlace de compra en editorial, desde aquí).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s